El matadero de Riaza acusado de maltrato animal, investigado por deficiencias documentales

El matadero de Riaza acusado de maltrato animal, investigado por deficiencias documentales

El centro se expone a una multa de entre 900 y 1.200 euros por esta nueva posible irregularidad

C. B. E.Segovia

El matadero de Riaza, expedientado por la Consejería de Sanidad por un posible incumplimiento de la normativa de bienestar animal, acumula otro expediente abierto por la Administración regional, que se suma a otra investigación de la que fue objeto por parte de la Guarda Civil hace casi dos años, cuando en febrero de 2017 estuvo en el punto de mira del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en la llamada 'operación Lechazo'. Entonces dos personas fueron investigadas por la supuesta comisión de un fraude por el etiquetado de 15.000 corderos de origen francés que fueron vendidos como españoles un año antes.

La Consejería de Sanidad confirma que hay un frente abierto contra el matadero riazano. Se trata, según han concretado fuentes autonómicas, de un expediente más abierto contra este centro por unas supuestas «deficiencias documentales» detectadas durante una inspección. Esta infracción es leve que las anteriores en cuanto al castigo que lleva a aparejada. Si el proceso sigue adelante y se confirman esas nuevas irregularidades, el matadero se expone a una multa de entre 900 y 1.200 euros. A lo largo de este mes, se tiene que tramitar la notificación para dar lugar a las pertinentes alegaciones.

Precisamente, la Consejería de Sanidad informa que con respecto a los supuestos malos tratos contra animales detectados en el matadero el procedimiento administrativo sigue su curso después del acta que presentó el veterinario con anterioridad a que la asociación proteccionista Equalia hiciera público un vídeo el pasado mes de noviembre. Los responsables del matadero rebatieron el expediente e interpusieron una serie de alegaciones que a día de hoy están en estudio por parte de la Administración regional para determinar la propuesta de sanción.

En el vídeo que difundió la asociación se mostraba cómo los animales están hacinados y aplastados «unos encima de otros» o cómo los corderos son «lanzados por el aire y apaleados», entre otras conductas de los trabajadores. El matadero, tal y como explicó entonces la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, es objeto de investigación desde el 20 de octubre a raíz de la denuncia de un veterinario que detectó incumplimientos de la normativa de bienestar animal.

Asimismo, cabe recordar que hace unos años el mismo centro riazano fue sancionado, en al menos dos ocasiones, según confirman fuentes de la Consejería de Sanidad, por dar positivo en muestras del Plan Nacional de Investigación de Residuos (PNIR) por presencia de inhibidores.

 

Fotos

Vídeos