Las máquinas despejan los parterres en el inicio de la reforma de la plaza del Alcázar

Máquinas y obreros trabajando, ayer, en la plaza de la Reina Victoria Eugenia. /Óscar Costa
Máquinas y obreros trabajando, ayer, en la plaza de la Reina Victoria Eugenia. / Óscar Costa

El Patronato pone en marcha el proyecto para remodelar el espacio, que tendrá un año de duración y será compatible con las visitas

EL NORTESegovia

Las máquinas excavadoras y los operarios comenzaron ayer a trabajar en las obras de remodelación de la plaza Reina Victoria Eugenia, el espacio que es la antesala del Alcázar y en el que está prevista una actuación integral, que incluye las prospecciones arqueológicas oportunas dado que en el lugar se levantó la antigua Catedral románica de Santa María y por el centro discurre el canal del Acueducto.

El proyecto tiene una duración prevista de un año. Los primeros trabajos de las máquinas excavadoras consistieron en la limpieza de los parterres, el desbroce de la vegetación y la retirada de algunos de los arbustos decorativos, así como la instalación del vallado de obras de seguridad, ya que el proyecto ha sido diseñado para que su ejecución sea compatible con las visitas a la fortaleza porque serán ejecutados en varias fases a lo largo del año, con trabajos en distintas zonas del espacio, según informó el coronel José María Martínez Ferrer, alcaide del Alcázar y director de la Academia de Artillería.

Integral

Los trabajos previstos, de hecho, permitirán el acceso de los visitantes de forma ininterrumpida, porque el Patronato se ha propuesto como condición que puedan entrar en el Alcázar en el horario habitual, así como en el Archivo General Militar con las menores molestias posibles. La 'plazuela del Alcázar', como es conocida popularmente por los segovianos, presentaba un visible deterioro del pavimento del vial del acceso a la fortaleza y de las baldosas del paseo peatonal que rodea el monumento de Daoíz y Velarde, así como de parte de las fachadas de la Casa de la Química. También están estropeados, como consecuencia del paso del tiempo y de las inclemencias meteorológicas, las acróteras de piedra caliza y los barandales de hierro de la muralla que circunda todo el espacio.

La intervención tiene carácter global e incluye la sustitución de los actuales pavimentos de asfalto y baldosas de cemento de cuadradillo por losas de granito de diferentes tonalidades y basalto, que se consideran más adecuados para este entorno monumental. Otros elementos serán restaurados y consolidados, y solo se realizará su renovación en caso de que no sea posible la restauración. El objetivo, como explicó el coronel Martínez Ferrer, es que dentro de un año la plaza de la Reina Victoria Eugenia esté remozada, con mejor accesibilidad y adecuada al entorno monumental.