San Lorenzo entona el 'Pobre de mí' para despedirse de unos días cargados de diversión

Familias enteras despidieron ayer las fiestas de San Lorenzo, no sin antes degustar la caldereta. /Ó. Costa
Familias enteras despidieron ayer las fiestas de San Lorenzo, no sin antes degustar la caldereta. / Ó. Costa

MARÍA SOPENASegovia

El barrio de San Lorenzo cerró ayer una semana cargada de diversión. La mañana del último día de las fiestas patronales comenzó con el único encierro diurno que se ha celebrado durante estas jornadas. Para reponer fuerzas antes de encarar los últimos actos, los vecinos disfrutaron de la caldereta popular en el entorno a la Alameda del Parral. Las dulzainas amenizaron la comida. Antes, al mediodía, les había tocado el turno a los más jóvenes de jugar en los hinchables infantiles y el futbolín humano. También se celebró la batalla naval en la cual los participantes aprovecharon para refrescarse. Por la tarde, la música tomó el testigo con el flamenco de Antonio Martín 'Toñín'. Más tarde, encierro nocturno y suelta de vaquillas.

Los ritmos continuaron con la verbena ofrecida por la orquesta Seven. Durante el descanso de la actuación se entregaron los premios de los concursos de disfraces y pancartas que se celebraron el primera día de las fiestas patronales. Al final de la noche, San Lorenzo entonó el 'Pobre de m' para despedir las fiestas gasta el año que viene.