Antes de 2020 Segovia tendrá el contenedor marrón para materia orgánica

El material orgánico se introduce en los túneles de compostaje/Antonio De Torre
El material orgánico se introduce en los túneles de compostaje / Antonio De Torre

Servirá para recoger restos de comida, cáscaras, posos de café e infusiones, servilletas usadas o corchos

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Una vez que la red de depósitos de residuos llega a Los Huertos la basura se descarga en el foso, se introduce en la correspondiente línea y en el caso de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) se separa la materia orgánica del resto de elementos como plásticos, cartones, vidrios o hierros. Después, lo orgánico se introduce en los túneles de compostaje y de su almacenaje en naves sale la materia tratada, fermentada y macerada, un proceso que dura unos tres meses. Este compost, en torno a 3.500 toneladas anuales, se vende directamente a los agricultores porque «se trata un material bioestabilizado muy útil para el campo».

Una costumbre que tendrá que cambiar ahora, ya que la nueva normativa relativa a los residuos estipula desde el pasado 30 de septiembre el compost no se podrá distribuir directamente, sino que tendrá que hacerse a través de gestores autorizados, advierte el presidente del Consorcio Provincial de Medio Ambiente, Mario Pastor.

Otra de las novedades que se esperan es la instalación progresiva del quinto contenedor, el marrón, que estará en la provincia en un plazo inferior a los dos años porque la Unión Europea ha fijado 2020 como fecha límite para cumplir con esta exigencia comunitaria. El depósito estará destinado exclusivamente a la materia orgánica, es decir, restos de comida, cáscaras de frutos secos, marisco o huevos, posos de café e infusiones, servilletas usadas, restos de jardinería y corchos.

Los contenedores que se utilizan para la basura general ya solo se emplearán para los restos no reciclables, como productos de higiene íntima (pañales, toallitas o compresas), colillas, excrementos de animales, chicles o el polvo que se obtiene al barrer. Esta nueva situación supondrá una importante mejora de la recogida selectiva y del reciclado de materia orgánica, disminuyendo notablemente la cantidad de Residuos Sólidos Urbanos que termina en el vertedero porque no puede ser reciclado y que en la actualidad ronda el 60%.

No obstante, también conllevará reformas de ampliación en el centro de Los Huertos, que tendrá que contar una nueva línea de tratamiento porque los residuos del contenedor marrón no pueden mezclase con el resto. Una intervención que supondrá entre 1,2 y 1,4 millones de euros, y que incluirá la implantación de nuevos fosos de recepción, la máquina que se encarga de romper las bolsas, un trómel de criba y cintas para el transporte de los residuos hasta los túneles de compostaje.

Dificultades en los pueblos

Las mejoras que supone este quinto contenedor son muy interesantes para las capitales. Sin embargo, Pastor matiza que es un proyecto más complejo de ejecutar en los pueblos. En primer lugar, porque la materia orgánica habría que recogerla casi a diario en verano y al menos tres días a la semana en invierno. Por otra parte, considera que es algo inviable porque sería necesario más personal encargado de la recogida, los camiones deberían de hacer más viajes y habría que duplicar las plantas de transferencia, lo que multiplicaría enormemente los costes, «sería una exageración», señala.

El presidente del Consorcio Provincial de Medio Ambiente aboga por promover de forma progresiva el compostaje doméstico en los pueblos más pequeños. Aunque esta es solo una de las alternativas que tendrán que estudiar a lo largo de los próximos meses para dar con la opción más rentable.

La mejor estrategia en el sector de los residuos no pasa, sin embargo, por modernizar y buscar fórmulas que permitan el tratamiento de mayores cantidades de basura a un coste inferior, sino que apuesta por una reducción drástica de los desechos producidos. Antes del reciclar es importante reutilizar y previamente hay que centrarse en reducir porque, tal y como concluye, «el mejor residuo es el que no existe».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos