Una lección de historia en vivo

Participantes en la recreación del año pasado. /M.R
Participantes en la recreación del año pasado. / M.R

El Ayuntamiento busca figurantes para la recreación teatral de la boda del rey Pedro I

MÓNICA RICOCuéllar

El Ayuntamiento de Cuéllar, a través de su área de Turismo, trabaja en una nueva edición de la celebración de la fiesta de boda de Pedro I de Castilla, una recreación histórica del enlace del monarca con Juana de Castro, que se celebró a finales de abril de 1354 en la iglesia de San Martín de Cuéllar. La iniciativa se puso en marcha por primera vez el año pasado, en el marco de la Feria Medieval Mudéjar, y contó con un gran éxito, tanto de público como de participantes. Por ello en esta ocasión se ha optado por separarlo de la cita ferial y empezar a dar vida a esta recreación histórica como un reclamo turístico por sí solo. La fecha escogida para su celebración es el sábado 3 de agosto.

El Ayuntamiento abre la posibilidad de participar en este proyecto a todos aquellos interesados, que podrán asistir a los actos como figurantes en la recreación teatralizada, cuyos actos centrales corren a cargo de los grupos teatrales Los Mirmidones y Tempus Gaudii, ambos dirigidos por Ángel Gómez, que también se encarga de la dirección del espectáculo. Aquellas personas que quieran intervenir este año tendrán que realizar su inscripción a través del área de Turismo del Ayuntamiento. Mayores, niños y jóvenes lo podrán hacer de forma presencial en las oficinas municipales o bien a través de las direcciones de correo electrónico ferias@aytocuellar.es y aytocuellar@aytocuellar.es.

El año pasado la recreación de la boda tuvo gran acogida entre los vecinos, tanto a nivel de participación, con decenas de voluntarios que acompañaron a los reyes en comitiva, como en número de espectadores, llenando las calles y los lugares donde se desarrollaron los principales actos de la recreación. Es por ello que nuevamente se ha decidido contar con la participación de los ciudadanos.

Para conseguir posicionar la fiesta, además del cambio de fecha habrá una gran decoración de los espacios que se utilizarán y del recorrido del cortejo real, para lo cual se ha contado con la colaboración de varias voluntarias que han trabajado durante algunos meses de invierno realizando distintos adornos con los que se engalanarán espacios como la Plaza Mayor, las calles que recorrerá el cortejo o las murallas.

Otra de las novedades es el punto de inicio del espectáculo, que pasará del palacio de Pedro I, de donde partió el cortejo el año pasado, a la Plaza Mayor, donde se iniciará también la teatralización. Según apuntó recientemente el director, en este lugar los reyes serán el centro, pero tendrán una actuación receptiva y ante ellos pasearán vecinos portando estandartes y pendones, para lo cual se ha requerido la participación de los municipios que forman parte de la Comunidad de Villa y Tierra.

Una de las ideas de Ángel Gómez para este enclave es que recreación no sea «algo estético, sino también algo didáctico, además de bonito», por lo que se planteó que cuatro de los autores más destacados de la época podrían ofrecer a los reyes sus libros. El director apuntó a cuatro literatos cuya obra ha trascendido el tiempo: Don Juan Manuel, el Arcipreste de Hita, el rabí Don Sem Tob y López de Ayala, quien además de escritor fue político y militar y sirvió al rey Pedro I, aunque después se pasó al bando de Enrique de Trastámara.

Unos cuarenta actores

Entre 30 y 40 personas de los grupos Los Mirmidones y Tempus Gaudii se encargarán de los papeles principales de la obra, mientras que el cortejo del rey, formado por la nobleza y que supondrá el grueso del desfile, estará formado por vecinos de la villa y del resto de la comarca. En el planteamiento inicial, debido a que la primera escena se desarrolla en la plaza, también cambia el recorrido, que ascenderá por la calle Morería hasta el arco de San Martín, donde se realizará una parada. Seguidamente el cortejo continuará hasta el castillo, tal y como ocurrió en la primera edición, donde tendrá lugar una ceremonia similar a la del año pasado, de vasallaje y entrega de arras entre los contrayentes.

Después, el escenario de la recreación se trasladará hasta la iglesia de San Martín, lugar al que los reyes se dirigirán a caballo. Allí tendrá lugar el oficio religioso, una escena para la cual se intentará instalar un escenario de mayor altura, para que todo el público pueda verla. Es una de las cuestiones que se trata de mejorar respecto al año pasado. Tras la boda, el cortejo se dirigirá hacia otro lugar que aún no se ha dado a conocer. En la primera edición, dado que la recreación se realizó de forma paralela a la Feria Medieval Mudéjar, fue hasta el parque de la Huerta del Duque, donde se celebraron justas y torneos en honor a los reyes. Para esta segunda recreación se barajan otros escenarios posibles.