Larga espera

Procesión de la Virgen de las Angustias, ayer. /Antonio Tanarro
Procesión de la Virgen de las Angustias, ayer. / Antonio Tanarro

«Antes de la Cuaresma, hemos estado entretenidos en el mundo cofradiero local con la tarjeta roja que el obispo de la diócesis, el señor Franco, le sacó a la Hermandad del Rocío»

DAVID MATARRANZSegovia

Para los que nos gusta la Semana Santa, este año ha sido una larga espera. En esta edición más larga que nunca, al coincidir la semana de Pasión con la fecha más tardía posible. Los días grandes caerán en la segunda quincena de abril. Ahora ya estamos metidos en harina. Ayer se puso en marcha todo. Las cofradías han aprovechado estas últimas semanas de Cuaresma para apurar los preparativos, celebrar sus triduos, quinarios y novenarios. Las bandas han hecho su particular pretemporada en los distintos conciertos y certámenes de música cofrade, ya saben, la gran olvidada de las instituciones segovianas, que al parecer es menos música que otras disciplinas.

Antes de la Cuaresma, hemos estado entretenidos en el mundo cofradiero local con la tarjeta roja que el obispo de la diócesis, el señor Franco, le sacó a la Hermandad del Rocío. Esta pretendía hacer un traslado por todo lo alto de su imagen titular a su nueva sede en la iglesia de San Sebastián. La razón aducida para prohibir los actos, el haber tramitado los permisos en el Consistorio antes que a la máxima autoridad eclesial, deja un poso amargo en el ambiente. No es precisamente un ejemplo de comprensión y apoyo, y trasmite al personal un aire de soberbia, que en nada beneficia a la Iglesia que representa. Allá cada uno con sus actos. Los del Rocío plegaron velas, y aplicaron el perfil bajo, no vaya a ser que encima les cayera alguna sanción o tuviera consecuencias.

Por lo demás, las principales noticias llegaron desde la románica iglesia de San Justo, donde el nuevo presidente de la Cofradía de los Gascones, Miguel Hernández, entra con nuevos bríos. Su primera tarea ha sido restaurar la urna barroca en la que yace el Cristo más antiguo en salir en procesión de España. Ojalá que, tras esta restauración, la cofradía decana de la ciudad se plantee el portar sobre los hombros su imagen en la mañana del Viernes Santo. Recuperan de momento las andas para su vía crucis del Jueves Santo.

El Cristo del Mercado también ha metido su trono a talleres, para mejorar la estructura que soporta la talla del paso, y de paso aligerar y compensar mejor el peso del trono. A su vez han aprovechado para hacer unos retoques estéticos que se presentan al público el próximo lunes en su ermita y que si el tiempo no lo impide se podrán ver en calles segovianas el Jueves y Viernes Santo. Se trata de otra cofradía que estrena junta directiva, y se nota en las ganas que se ponen, y nos aporta también la buena noticia del trabajo de recuperación de la banda de tambores. A ver si algún presidente toma nota, y se hace a un lado. No pasa nada. Nadie es imprescindible, y en las cofradías como en las casas, abrir un poco las ventanas para cambiar el aire, siempre viene bien.

La espera ha merecido la pena. Ayer tres cofradías se activaron, Maristas, San Marcos y San José. Y mañana la procesión más jovial, con los niños acompañando el paso de la borriquilla de Moro. Como todas las convocatorias cofrades, tienen alma y sobre todo mucho trabajo detrás, el que los cofrades segovianos aplican cada año para lograr sacar a adelante sus proyectos.