Lagunajanda, Condessa de Sobral y Caminero repetirán en los encierros de Cuéllar

Encierro con reses de Lagunajanda en los festejos de 2018 de Cuéllar./M. Rico
Encierro con reses de Lagunajanda en los festejos de 2018 de Cuéllar. / M. Rico

El Ayuntamiento deja contratadas las reses «por responsabilidad», ante la posibilidad de un cambio de gobierno, y para su correcto encabestramiento

MÓNICA RICOCuéllar

El Ayuntamiento de Cuéllar ha dado a conocer las reses de las ganaderías que recorrerán las calles en los encierros y serán protagonistas en los festejos de plaza durante las próximas fiestas de la Virgen del Rosario, que se celebrarán en la villa del 25 al 29 de agosto. Las ganaderías de Lagunajanda, Condessa de Sobral y Caminero repiten su paso por los festejos taurinos de la localidad, mientras que como novedades se incorporan Toros de La Bubilla y Manuel Caro Andrade.

El alcalde, Jesús García, y el concejal de Festejos, Luis Senovilla, realizaron el anuncio de la contratación de las reses para los festejos taurinos de la localidad, lo que se ha hecho principalmente «por responsabilidad», para el correcto encabestramiento de las reses, teniendo en cuenta la posibilidad de un cambio de gobierno en las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. Senovilla señaló que no ha entrado en ninguna candidatura, mientras que el regidor lo hace en la del Partido Popular, aunque como número nueve.

El edil de Festejos insistió en que la contratación «es una responsabilidad», especialmente si se pretende, tal y como se viene haciendo en los últimos años, que las reses puedan llegar a las fincas de los directores de campo en el mes de julio y puedan encabestrarse correctamente. Para Senovilla, es importante «que los encerradores dispongan de tiempo suficiente para que los animales se aclimaten, se acostumbren y puedan conocerles» y de este modo continuar desarrollando el trabajo de dirección de campo en las debidas condiciones, «como en los últimos años que hemos estado al frente».

También apuntó la importancia de que ese trabajo se pueda empezar a realizar a primeros de julio y recordó que la nueva corporación tomará posesión el 15 de junio, por lo que dispondrá de muy poco tiempo para poder hacer la selección del ganado «y los complejos trámites que continuamente lleva el manejo, el traslado y todas las circunstancias» en torno a las reses. Por ello «consideramos que debemos de dejar ese tema resuelto», aseguró, matizando que su responsabilidad pasa por, al menos, dejar elegidos un número de animales reseñados «que puedan ser de la calidad que otras veces hay, y no encontrarnos con un mercado ya desabastecido».

La primera ganadería que recorrerá las calles de la villa en el ciclo de encierros será Toros de la Bubilla, del ganadero Ricardo Fernández Fontán. Como viene siendo habitual en los últimos años, las reses serán novillos y por la tarde protagonizarán el tradicional certamen de cortes.

Para el lunes 26 de agosto, jornada habitual de la corrida de rejones y del segundo encierro, se ha optado por otra de las novedades, la ganadería sevillana Manuel Caro Andrade, de procedencia Jandilla, unos animales que «responden a las características de todos estos años», afirmó Senovilla. Para el martes 27 de agosto, tercer encierro y novillada, se cuenta con la ganadería portuguesa de Condesa de Sobral, que ya estuvo el año pasado y en 2016 en los festejos de la villa. Las circunstancias de que estas reses repitan «son obvias», aseguró el concejal, señalando que está avalada por«trapío, bravura y entrega», características que se pudieron ver el año pasado, según el edil.

El miércoles, cuando tiene lugar la corrida principal de la feria taurina local, además del cuarto encierro, se vuelve a contar con las reses de la ganadería de Lagunajanda, que en 2016 indultó un astado y que en 2018 consiguió el premio a la mejor ganadería de los encierros, que entrega la Asociación Encierros de Cuéllar, consiguiendo también la salida a hombros de los toreros y el ganadero.

El ciclo de encierros y festejos se cierra el jueves 29 de agosto con novillos de la ganadería de Simón Caminero, un nombre que «ha sido habitual con nosotros en los últimos años, sobre todo el domingo, permitiendo unos concursos de cortes importantes y vibrantes en muchos de los casos». En esta ocasión se le ha querido dar «la oportunidad de que torre también a pie y de que sus animales, que han venido siendo nobles en los cortes, se luzcan también en una faena más tradicional», señalando que siempre «han traído animales de una gran presencia», por lo que Simón Caminero es «una magnífica opción» para cerrar la feria.

El ganado será lo único que se deje contratado y no los carteles con los espadas que participarán en los festejos de plaza, puesto que se considera que para eso sí que hay tiempo. De hecho, el alcalde aseguró que es una cuestión que se puede realizar en dos o tres semanas y que nunca se había contratado en estas fechas a los diestros, sino que siempre se comenzaban las negociaciones a mediados o finales de junio.