Juzgan a un hombre que ocultó un kilo de droga en el arcén antes de un control

Edificio de la Audiencia Provincial, donde se desarrollará el juicio./Antonio de Torre
Edificio de la Audiencia Provincial, donde se desarrollará el juicio. / Antonio de Torre

El acusado fue interceptado en mayo en la autovía A-1

El Norte
EL NORTESegovia

El juicio por su presunto delito contra la salud pública por tráfico de droga contra un hombre que fue interceptado por la Guardia Civil en la autovía A-1, a la altura de la localidad de Fresno de la Fuente, tendrá lugar el día martes día 13 en la Audiencia Provincial de Segovia. El investigado, de nacionalidad colombiana, fue detenido el pasado me de mayo por agentes de la Guardia Civil a raíz de uno de los habituales controles policiales que se llevan a cabo en esta carretera a su paso por la provincia de Segovia.

A tenor de las diligencias instruidas por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Sepúlveda, el hombre viajaba en un coche por la citada autovía en sentido Burgos. Cuando descubrió que más adelante había establecido control del Instituto Armado, se detuvo y escondió la mercancía que supuestamente transportaba en unos matorrales situados en el arcén de la carretera.

El olfato del perro

Prosiguió la marcha aunque los agentes le detuvieron para realizar el pertinente control selectivo. El perro de la unidad cinelógica de la Guardia Civil percibió algo raro en el coche, aunque en el registro no localizaron ninguna sustancia ilegal. Al no hallar nada en el vehículo, el hombre ahora acusado continuó el viaje, recogen las diligencias del juzgado sepulvedano.

Sin embargo, el interés demostrado por el perro en la primera inspección levantaron las sospechas de los guardias civiles, que a posteriori recorrieron la carretera hasta que hallaron un paquete metido en diversas bolsas y oculto en unos matorrales del arcén. Fue entonces cuando la Guardia Civil activó un dispositivo de control para intentar localizar e interceptar al sospechoso. Y así fue. Catorce horas después de que le hicieran parar, el hombre regresó al lugar donde había dejado la mercancía para recuperarla; pero el operativo de la Benemérita le estaba esperando, al acecho, y fue detenido en ese mismo momento. Allí también se comprobó que la sustancia embalada en las bolsas era cocaína, más de 995 gramos de estupefaciente, que en el mercado negro hubiera tenido un valor superior a los 120.400 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos