El juzgado respalda el veto municipal al derribo parcial de la Casa Buitrago

Exterior de la Casa Buitrago, en la plaza de Santa Eulalia. /De Torre
Exterior de la Casa Buitrago, en la plaza de Santa Eulalia. / De Torre

Desestima el recurso contencioso interpuesto por la propiedad, a la que condena en costas al pago de un máximo de 12.000 euros

SUSANA CASTILLEJOSegovia

El conflicto urbanístico entre el Ayuntamiento de Segovia y la propiedad del edificio atribuido a los hermanos Buitrago, una de las familias comuneras más activas, sigue vivo en los tribunales. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Segovia ha desestimado el recurso interpuesto por Construcciones Gliazar contra las resoluciones de la Alcaldía en materia de disciplina urbanística y restauración de la legalidad en relación con este inmueble.

El juzgado declara ajustadas a derecho las decisiones del Ayuntamiento de la capital, que denegó la demolición parcial de la Casa Buitrago, situada en la plaza de Santa Eulalia, con el fin de proteger el patrimonio histórico, uno de los pocos ejemplos de arquitectura noble de finales del XV principios del XVI que se conservan en la ciudad, y ordenó la presentación de un proyecto de consolidación y refuerzo del edificio. Asimismo impuso a la propiedad sanciones por valor de 250.000 euros. Fue el 4 de junio de 2015 cuando el Ayuntamiento dio la primera orden para la ejecución de obras de emergencia y seguridad en el edificio Buitrago. Sin embargo, no fue hasta marzo de 2016 cuando la inspección municipal determinó la importancia de los daños, indicando que la propiedad del inmueble se había «extralimitado al ejecutar la demolición de la cubierta y las demoliciones interiores sin tener autorización para ello». Además, dicho informe hacía hincapié en que la intensidad de los derribos ha supuesto «la total destrucción de varios elementos del edificio por lo que es imposible su recuperación».

El alcalde accidental, Andrés Torquemada, que dio a conocer ayer la resolución judicial, destacó que los recurrentes han sido condenados en costas, hasta un máximo de 12.000 euros. Torquemada recordó que en su momento «se pidió una licencia para un derribo parcial del edificio» y que, por otro lado, «no se ajustaron a las prescripciones que salieron del Ayuntamiento, puesto que no solo no se hablaba de demolición, sino que ademas se hablaba de consolidación del edificio por tratarse de un conjunto histórico como es Santa Eulalia, que tiene una protección especial». La constructora presentó un recurso de reposición contra la orden de consolidación, que fue desestimado, y ahora el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Segovia ha fallado en el mismo sentido. La sentencia puede ser recurrida en un plazo de quince días.

Otro frente judicial

Torquemada señaló que esta sentencia será aportada en el procedimiento emprendido por la vía penal. El Ayuntamiento de Segovia recurrió el pasado abril el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Segovia, que archivó la querella presentada contra los propietarios de la Casa de los Buitrago, al entender que las obras realizadas en el inmueble se limitaron a las que habían sido autorizados. La decisión de la magistrada no es compartida por el Consistorio, que considera que «hay actuaciones que tienen indicios de delito contra nuestro patrimonio histórico». El equipo de gobierno sostiene que las obras «fueron excesivas, destruyendo elementos del patrimonio».

Según explicó la alcaldesa, Clara Luquero, a raíz del archivo de la querella, el Ayuntamiento maneja un informe de los técnicos municipales y otro de la Comisión de Patrimonio según los cuales «los titulares se han excedido en las obras», por lo que afirmó que su obligación era «ponerlo en manos del juez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos