El juzgado investiga la muerte de un hombre de 70 años en su propio garaje

Garaje de Severo Ochoa donde murió el hombre. /Óscar Costa
Garaje de Severo Ochoa donde murió el hombre. / Óscar Costa

Las primeras hipótesis apuntan a que pudo perecer atropellado por su coche cuando terminaba de aparcarlo empujándolo

EL NORTESegovia

Ocurrió en un garaje de la calle Severo Ochoa de la capital, en el barrio de San Millán, minutos antes de las diez de la noche del jueves. Un hombre de 70 años murió cuando trataba de aparcar su coche, al parecer, empujándolo. Cuando los sanitarios de Sacyl llegaron, nada pudieron hacer por salvarle la vida. La del autoatropello es una de las posibles causas que baraja el Juzgado número 1 de Segovia, que ya investiga las circunstancias en que se produjo el fallecimiento, aunque tampoco se descarta que el muerte hubiera podido sobrevenirle de manera natural cuando bajaba del vehículo.

La sala de operaciones del 112 recibió una llamada a las 22:01 horas. Alguien pedía ayuda porque había una persona herida entre su vehículo y la puerta del garaje. El 112 trasladó el aviso a Emergencias Sanitarias, la Policía Local y la Policía Nacional. Los servicios médicos, que desplazaron una ambulancia de soporte vital básico, solo pudieron certificar la muerte del hombre. El suceso ocasionó un gran revuelo en la calle por su cercanía a la concurrida avenida del Acueducto. Minutos después, el juez decretaba el levantamiento del cadáver.

Dada la situación en que se encontraba el cuerpo, una de las hipótesis que se barajan es la del autoatropello, según fuentes cercanas al caso. Al parecer, el hombre iba aparcar el coche. Al tratarse de una plaza e garaje muy estrecha, se bajó del vehículo y trató de terminar de estacionarlo empujándolo él mismo, pero no quitó la marcha y, cuando descendía, el automóvil lo atrapó con la puerta, que dio en una columna.