Javier Lucía recupera la Alcaldía de Valverde e invita a Ciudadanos y PP a «trabajar por el pueblo»

Javier Lucía, al fondo, coge la vara de mando, este jueves, en el Ayuntamiento de Valverde. /A. Tanarro
Javier Lucía, al fondo, coge la vara de mando, este jueves, en el Ayuntamiento de Valverde. / A. Tanarro

El nuevo alcalde aplaude a la regidora saliente: «Carmen ha tomado una decisión muy valiente»

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

El socialista Javier Lucía ya tiene de nuevo entre sus manos la vara de mando del Ayuntamiento de Valverde del Majano. El pleno lo eligió este jueves con los cuatro votos a favor de los concejales socialistas (incluido el suyo), la abstención de las dos ediles de Ciudadanos y la oposición de los dos concejales del Partido Popular (faltaba el tercero, Rafael Casado, que dimitió el miércoles) que asistieron. Lucía regresa así a la Alcaldía de Valverde del Majano tras haber sido descabalgado de ella merced a un pacto entre PP y Ciudadanos que ha tardado apenas un mes en hacer aguas por las diferencias entre sus socios. La dimisión de Carmen Gómez Elices (Ciudadanos), el pasado 12 de julio, ha abierto las puertas de la Alcaldía a quien ha ejercido como regidor durante los últimos cuatro años, el también senador Javier Lucía.

La toma de posesión duró apenas diez minutos. Tras prometer el cargo y sentarse de nuevo en la presidencia del pleno, Javier Lucía no pudo evitar exclamar: «¡Pues, nada, otra vez aquí!». Después, se dirigió al resto de la corporación para tender la mano a los concejales de los grupos de la oposición: «Comienza una nueva etapa política en Valverde. Los vecinos quieren que las fuerzas políticas que los representan lleguen a acuerdos en beneficio del pueblo. Después de estas semanas convulsas, es el momento de recuperar la normalidad y empezar a trabajar», dijo. El nuevo regidor tuvo palabras de agradecimiento para sus concejales, pero también para la alcaldesa saliente, Carmen Gómez Elices, que apenas permaneció veinticuatro días en el cargo: «Carmen ha dado un paso muy valiente. Ha hecho prevalecer el sentido común frente a posiciones personalistas e intereses particulares», señaló, en clara referencia al exconcejal del PP Rafael Casado.

Después, en declaraciones a los periodistas, el alcalde confesó haber vivido las desavenencias entre PP y Ciudadanos con «bastante tristeza». «Lamento profundamente la imagen que el Ayuntamiento de Valverde ha dado al exterior, porque ni Valverde ni los valverdanos nos lo merecemos», dijo, y expresó su intención de entenderse con los dos grupos de la oposición en beneficio del pueblo: «No cerramos la puerta a entendernos con nadie, ni con las dos concejalas de Ciudadanos ni con los tres concejales del PP. Creo que todos debemos trabajar en el mismo sentido. Indudablemente, va a ser necesario llegar a acuerdos para sacar adelante los puntos que traigamos a pleno y parece que las dos concejalas de Ciudadanos son las más cercanas para alcanzar esos acuerdos, pero no voy a cerrar las puertas a nadie, tampoco a los concejales del Partido Popular, y más ahora que una de las principales notas discordantes de ese grupo, afortunadamente, esta fuera del Ayuntaniento»

Semanas convulsas

Como se recordará, las elecciones municipales depararon un resultado ajustado entre PSOE, PP y Ciudadanos. Los socialistas obtuvieron cuatro concejales, los populares tres y los naranjas, dos, aunque la diferencia entre PP y Cs fue de tan solo doce votos. Ciudadanos, encabezado por Carmen Gómez Elices, exconcejala del Partido Popular con Rafael Casado, negoció con PSOE y PP, pero acabó pactando con los populares, que le ofrecieron la Alcaldía. La cabeza de lista de Ciudadanos tomó el bastón de mando el 15 de junio, pero la decepción llegó el 4 de julio, durante el pleno de organización. Los tres ediles del PP no se presentaron y la alcaldesa entendió que la confianza se había quebrado. «Nos dejaron en una situación muy complicada, en minoría. Era un pleno importante, de organización. Vi que aquello no tenía futuro y, como mi compañera y yo nunca hemos estado aquí por el interés personal, decidí renunciar», señala Gómez Elices.

Este miércoles, el concejal del PP Rafael Casado también presentó su dimisión y publicó una carta en la que culpaba a Ciudadanos de lo ocurrido. «Los votantes de Valverde nos pidieron un cambio el día de las elecciones. Una mayoría votó al PP y a Ciudadanos, que representábamos el cambio. Juntos, los dos partidos, debíamos haber llevado a cabo ese cambio que nos encargaron en las urnas. Así lo entendimos en el PP e intentamos negociar con Ciudadanos para sumar una mayoría que diera estabilidad al Ayuntamiento y permitiera llevar a cabo los proyectos. Ofrecimos varios planteamientos, incluso lo máximo que se puede ceder: la Alcaldía y solo pedimos que las concejalías fueran otorgadas al cien por cien en su gestión y control y formar parte del consejo de administración del centro residencial Oteruelo, lo cual nos fue negado. Pero bien por sentirse incapaz o, más seguramente, por presiones de su propio grupo, la alcaldesa no ha ejercido el poder que ya tenía. Es curioso que se opusiera a darnos las concejalías en las mismas condiciones que ella había pedido en sus largas negociaciones con el PSOE. Encontró la excusa perfecta para mirar para otro lado y echar balones fuera diciendo que nosotros éramos el problema, los culpables, y que ella no podía gobernar en minoría».