La industria de la madera recupera la rentabilidad

Procesamiento de la madera. /Ical
Procesamiento de la madera. / Ical

Es significativa la notable reducción de subastas que quedan desiertas desde hace aproximadamente dos años

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Durante últimos dos años la industria de la madera ha empezado a notar los signos de la recuperación y esto se ha visto reflejado en la notable reducción de subastas que quedan desiertas, afirma Llorente. Hasta el punto de que, tal y como confirma, «en el último año la demanda de madera se ha multiplicado y las adjudicaciones han llegado a triplicar el precio de salida».

Esta industria está recuperando su rentabilidad, lo que supone un objetivo primordial para los empresarios del sector, pero también para los municipios, porque sin explotación de madera los bosques se descuidan y las masas forestales se descontrolan. «Su correcta gestión es imprescindible para la supervivencia y sostenibilidad de los montes», reitera Llorente.

De hecho, Segovia se caracteriza por la adecuada ordenación y explotación desde hace más de un siglo de su superficie forestal, que supera las 300.000 hectáreas de terreno. La constante explotación de los recursos de forma ordenada y controlada ha contribuido a su mantenimiento y desarrollo, hasta el punto de convertirse en un modelo a seguir en cuanto a su gestión forestal.

El mayor reto que tiene en sus manos el sector de la madera es, según la ingeniera forestal, trabajar para que la sociedad conozca los beneficios de esta materia prima. En su opinión, se trata de un material que merece la pena por su resistencia, durabilidad y por la ausencia de emisiones de alta contaminación, que sí que producen otros materiales competidores como los plásticos. Otro de los obstáculos a los que se enfrenta este recurso es la generación de una conciencia errónea en la sociedad. «La mayoría de la gente se echa las manos a la cabeza y asocia tala con deforestación. Desde pequeños tenemos la imagen negativa de que cortar árboles es sinónimo de desaparición de bosques y ecosistemas, cuando en realidad es todo lo contrario», asevera.

El aprovechamiento de madera supone un gran beneficio para la comunidad. En primer lugar, porque evita que los montes se abandonen y que crezca en ellos un exceso de matorrales que actúan como acelerantes en caso de incendio. También previene la proliferación de plagas, que originan serios daños en los frutos.

Por último, constituyen un importante pilar de generación de empleo ya que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en Segovia hay más de 4.300 personas dedicadas a la industria de la madera y el corcho y otras 1.900 empleadas en fabricación de muebles, es decir, más de 6.200 puestos de trabajo están vinculados al sector.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos