Una imagen para el álbum familiar de los espinariegos

Un niño subido a las andas del Cristo del Caloco. /Pedro L. Merino
Un niño subido a las andas del Cristo del Caloco. / Pedro L. Merino

Los vecinos cumplen con la tradición de subir a los niños a las andas del Cristo del Caloco

PEDRO L. MERINOEl Espinar

El Espinar ha celebrado uno de sus días festivos más importantes con la misa de ofrenda, en la que participan los principales colectivos que colaboran en las fiestas, y la posterior procesión con la imagen del Cristo del Caloco por las calles del municipio. Esta procesión tiene gran significado para los vecinos de la localidad. Muchos de los que han sido padres en los últimos meses quieren subir a sus hijos a las andas del Caloco bajo su manto protector, en una escena que casi todos los espinariegos guardan en la memoria y en el álbum familiar. Este año ha tocado el itinerario más largo, el que discurre por la zona de la Hontanilla, la entrada más conocida a El Espinar, en el que se establecieron más puntos para la subida de los niños a las andas. Además de los miembros de la cofradía del Caloco, han participado representantes de las demás cofradías, peñas, quintos y una gran cantidad de público que no ha querido perderse esta tradición festiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos