IDental deja tirados a decenas de pacientes en Segovia

Locales que ocupaba la clínica IDental en el polígono El Cerro. /Antonio Tanarro
Locales que ocupaba la clínica IDental en el polígono El Cerro. / Antonio Tanarro

Un cartel en la puerta anuncia el cierre temporal «por motivos ajenos a los trabajadores»

JORGE MORENO ValladolidMIGUEL ÁNGEL LÓPEZ Segovia

La sede de la clínica IDental de Segovia cerró sus puertas en Segovia capital hace una semana y dejó a decenas de clientes sin atención odontológica, y sin conocer cuándo abrirán como consecuencia de la grave situación económica que atraviesa este grupo sanitario, que ha llegado a contar con 26 centros en toda España, también en Valladolid, cerrado esta semana. La clausura pilló por sorpresa a los clientes con citas para tratamiento, que pudieron comprobar cómo en la puerta de entrada apenas unas líneas en un cartel justificaban el cierre temporal «por motivos ajenos a los trabajadores» y «hasta nuevo aviso».

El cartel de Segovia añade dos números de teléfono «para cualquier consulta o información», 900 844 498 y 900 844 209, y en un folio al lado se indica el 'nuevo teléfono de clínica', el 921 920 666. Pero la crispación entre el personal de esta clínica y los clientes que habían contratado sus servicios ha ido en aumento en las últimas semanas, por la falta de material protésico, retraso en los cobros, y cargos de los préstamos que para financiar las intervenciones han tenido que realizar. Muchos de los clientes han acudido ya a la Comisaría de Policía para denunciar la situación, pues temen que han sido estafados.

Perteneciente a un grupo empresarial de la comunidad Valenciana, fundado por Antonio Javier Pellicer y Vicente Castañer Blanco, esta clínica se lanzó con promociones publicitarias agresivas, apoyadas en precios reducidos con descuentos del más del 50% respecto a las clínicas tradicionales.La sede de Segovia se clausuró hace unos días, según fuentes de la Asociación de Afectados de IDental (Adafi). Su presidente, Javier Camacho, indicó que de los 26 centros que la empresa tenía en España «ya no quedan ninguno abierto y la crispación ha llegado también hasta Alicante, Gijón, Cádiz y Elche que han cerrado».

La compañía Weston Hill Capital (propietaria del 70%) ha indicado que negocia la entrada de un fondo de capital estadounidense para solucionar los problemas de liquidez. Pero Camacho no dudó en calificar a los afectados como «víctimas de una estafa, ya que publicitaban los servicios afirmando que daban subvenciones, cuando en realidad aplicaban simples descuentos». Camacho asegura que esta clínica «ofertaba material dental de baja calidad y pagaba sueldos de mileurista al personal, en ocasiones sin experiencia».

 

Fotos

Vídeos