La ONG Humana recoge en la provincia desde enero 54 toneladas de ropa usada

Un hombre deposita una bolsa en un contenedor para la recogida de ropa usada. /E.N.
Un hombre deposita una bolsa en un contenedor para la recogida de ropa usada. / E.N.

La cantidad equivale a 112.000 prendas que serán reutilizadas para alargar su vida útil

El Norte
EL NORTESegovia

La ONG Humana Fundación Pueblo para Pueblo ha recuperado un total de 54 toneladas de ropa usado en la provincia de Segovia durante el primer semestre de 2019 con un fin social y ambiental. El registro es equivalente a 112.000 prendas, que serán reutilizadas o recicladas y alargarán su ciclo de vida útil. Las donaciones proceden de los contenedores verdes repartidos por la provincia, donde se deposita ropa, calzado, complementos y textil de hogar que ya no se utilizan, pero que están en buen estado y pueden tener una segunda vida.

Fuentes de la organización no gubernamental explicaron que el servicio es gratuito y representa un ahorro importante en los gastos de recogida y tratamiento de residuos urbanos. Además, la reutilización y el reciclaje de textil tiene un beneficio ambiental, pues contribuye al ahorro de recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Así, las 54 toneladas de ropa recogidas de enero a junio en Segovia representan un ahorro de 171 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

El municipio donde se recogió más ropa en estos seis meses, con siete toneladas, es el Real Sitio de San Ildefonso, seguido de Cantalejo, con cinco toneladas y media; Riaza, cinco toneladas, y Segovia capital, donde esta ONG ha contabilizado una tonelada. La responsable de la Fundación Humana en Castilla y León, Beatriz Martín, explicó que se han consolidado como «un agente de la economía social, la economía verde y la economía circular», que genera recursos, empleo, incide en el ámbito local y promueve el desarrollo en el entorno más cercano.

A nivel social, según expuso Beatriz Martín, los programas de la Fundación Humana, tanto en España como en el Hemisferio Sur, involucran a decenas de miles de personas, cuyas condiciones de vida «mejoran» gracias a los recursos obtenidos con la valorización del residuo textil que permiten financiar dichos proyectos.

Residuo y tratamiento

Cada ciudadano genera entre 30 y 40 kilos de residuo textil anual en España, según los datos de Humana, cantidad que representa un millón de toneladas anuales. Aunque gran parte de esas prendas desechadas son susceptibles de tener una segunda vida, apenas se recupera selectivamente el 10% por un gestor autorizado. El resto, 900.000 toneladas, acaba en vertederos.

Por eso, señalan desde Humana, «aplaudimos la labor de los municipios que promueven la recogida selectiva de textil, aunque queda un largo camino por recorrer», valoró Beatriz Martín.

Las prendas depositadas en los contenedores de Humana tienen dos destinos: el 85% se trata en las tres plantas de preparación para la reutilización, en las ciudades de Madrid, Barcelona y Granada, y el resto «se vende a empresas de reutilización y reciclado».

El 52% de la las prendas tratadas se destina a la reutilización, con un pequeño porcentaje a tiendas segunda mano de Humana en España y casi un 40% se exporta, principalmente a África, para ser vendido a precios bajos y así generar recursos para la cooperación al desarrollo. En cuanto al 37% que por su estado no permite su reutilización, se vende a empresas de reciclaje textil para que elaboren otros productos como mantas, aislantes o trapos para la industria de automoción. Otro porcentaje del 9% que no puede reutilizar ni reciclar ni valorizar energéticamente, se envía a un centro de tratamiento de residuos para su disposición final.