Hoyos sostenibles, sifones y fervor

La sifonada, una divertida y singular tradición de Cabezuela. /El Norte
La sifonada, una divertida y singular tradición de Cabezuela. / El Norte

El club de golf local dará el pregón de unos festejos muy taurinos y de tradiciones masivas

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

El programa de las fiestas de Cabezuela, organizado conjuntamente por el Ayuntamiento y la asociación de peñas, plantea un ambiente de encuentro en los festejos que tendrán lugar desde hoy hasta el domingo. «Que la gente se divierta y pase cuatro días de fiestas con armonía, con la hospitalidad que Cabezuela siempre tiene. Son días de diversión y de devoción, aparcar la rutina diaria», resume la alcaldesa, Ana María Agudíez.

EL pregón lo dará esta noche, a partir de las 23:00 horas, el club de golf Valdemazo, que cumple este año su 25 aniversario. Cabezuela cuenta con un campo rústico que compatibiliza la práctica deportiva con los usos tradicionales del pastoreo de ganado ovino. La alcaldesa reconoce a ese grupo de cabezuelanos «pioneros y emprendedores» y su «magnífica idea», una excepción en la región y la provincia, de adaptar el diseño de la instalación a las condiciones del terreno. «Que sirva no solamente para hacer deporte, sino para ese reclamo de turismo deportivo. El pregón siempre lo hace gente que aporta y hace cosas interesantes para nuestro pueblo».

El golf ha ido abriéndose paso en Cabezuela. El club, que tiene más de 200 socios, participa en campeonatos a nivel provincial y autonómico. «Ha hecho que los niños practiquen este deporte. Para nosotros es un placer que la juventud y que las personas mayores tengan la posibilidad de practicar este deporte. Sí que se ha notado. De hecho, hemos tenido algún jugador de la comarca de nivel», asegura.

Una ofrenda digna de ver

El itinerario religioso centra sus actividades el sábado, el día del Santo Cristo del Humilladero. Por la mañana, se celebra la misa, a partir de las 13:15 horas. En ella participan la reina, damas y acompañantes. Con dulzaina y tamboril, los vecinos se acercan a la ermita. Después, por la tarde, a eso de las 17:30 horas, tiene lugar el acto central con una ofrenda sentida. Una vez allí, los vecinos donan de todo, desde cochinillos a miel. Lo recaudado es posteriormente subastado para el mantenimiento de la cofradía local. La subasta de los palos y la subida del Cristo al altar, un honor por el que también se puja, sirven de guinda. Después, se canta el himno del Santo Cristo del Humilladero en uno de los momentos más emotivos de las fiestas. «La participación de la gente es total. Incluso viene gente de fuera a ver la ofrenda porque es digno de ver y de vivir», cuenta Ana Agudíez.

El legado taurino es otra clave de los festejos. Están los encierros campestres, que se celebrarán mañana y el domingo a las 10:00 horas. «Viene muchísima gente de toda la comarca y nosotros invitamos a todo el mundo antes a tomarse un chocolate y les damos aguardiente con magdalenas a los caballistas para que empiecen bien la jornada», sonríe la alcaldesa. Mañana por la tarde hay un festejo de rejones y el domingo una becerrada para alumnos de las escuelas taurinas. «Necesitan la posibilidad de empezar a torear, por eso no hemos perdido ese día». Participarán el segoviano Pablo Polo y tres alumnos de la escuela de El Juli.

Gastronomía

También tiene su espacio la comida. Después del encierro del domingo habrá una caldereta. Es el plato previo a la sifonada, otro evento de denominación de origen para Cabezuela. «Es el más singular, solo se hace aquí. Más de 1.000 sifones llenan la plaza, con la charanga de agua y de luz… Es un día maravilloso. Hay una 'mini sifonada' para los niños, para que jueguen y se mojen», explica. «Tienen que empezar desde pequeñitos a participar en las tradiciones de los pueblos». Después, la de los mayores.

La tradición surge años atrás porque en plenas fiestas un camión con sifones aparcó en medio de la calle. Un vecino cogió uno y empezó a mojar a la gente que estaba tomando el vermú. A partir de ahí, se convirtió en tradición y ahora lo organiza la asociación de peñas y el centro cultural.

Servirá de plato grande en las fiestas de un pueblo que lleva con actividades culturales, sociales y deportivas desde el 30 de agosto como una carrera de mountain-bike, un mercadillo solidario el día de celebración de los artistas locales y un teatro a beneficio de Autismo Segovia.