La Guardia Civil detiene a un conductor que circulaba a 200 kilómetros por hora con una menor

Control de velocidad de la Guardia Civil en una carretera de Castilla y León./Manuel Angel Laya Sanchez
Control de velocidad de la Guardia Civil en una carretera de Castilla y León. / Manuel Angel Laya Sanchez

La interceptación se produjo en la provincia de Segovia tras ser detectado por un radar del Destacamento de Tráfico de Aranda de Duero

El Norte
EL NORTESegovia

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos investiga a L.G.O., de 44 años, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por circular a 200 kilómetros por hora y rebasar, en más de 100 la velocidad máxima establecida para el tramo de vía por el que circulaba.

Los hechos ocurrieron a las 13:00 horas del 25 de diciembre en la A-1, según ha informado en Instituto Armado mediante una nota de prensa recogida por Efe.

En ese momento, la elevada velocidad de un turismo que circulaba por esta autovía era captada por el radar del Destacamento de Tráfico de Aranda de Duero emplazado en el lugar. Los guardias civiles dieron el alto al conductor en la provincia de Segovia, observando que junto con él iba en el vehículo una niña menor de edad.

Por estos hechos, al conductor se le investiga por un delito contra la seguridad vial, al exceder ampliamente los límites de velocidad establecidos para esta vía interurbana.

El equipo de atestados del Destacamento de Tráfico de Aranda de Duero ha instruido diligencias, que serán entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Aranda de Duero (Burgos), mientras el investigado ha quedado en libertad con cargos.

A 235 por la AP-6

La semana pasada, el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Segovia anunció la investigación a otra persona como supuesta autora de un delito contra la seguridad vial por circular con su vehículo a 235 kilómetros por hora. Los hechos tuvieron lugar el pasado 1 de octubre a la altura del punto kilométrico 75 de la AP-6, en el término municipal de Navas de San Antonio.

La infrección fue detectada por el helicóptero con radar Pegasus de la DGT en un tramo en el que la velocidad está limitada a 120 kilómetros por hora