La Guardia Civil corta una de las mayores vías de suministro de cocaína colombiana en Segovia

Presentación de la operación 'Resurgir', este martes, en la Subdelegación del Gobierno en Segovia. / Óscar Costa

La operación 'Resurgir' acaba con 23 detenidos, casi 13 kilos de droga intervenida, un laboratorio desmantelado en Leganés y el esclarecimiento de un asesinato en Burgos

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Las cifras describen a la perfección la envergadura de la operación contra el tráfico de droga y el crimen organizado encabezada por la Guardia Civil de Segovia y que ha tenido ramificaciones en la Comunidad madrileña y en Miranda de Ebro. Más de cinco meses de investigación culminada a principios de este mismo julio con los dos últimos arrestos. Al final, el desmantelamiento de la trama se ha saldado con veintitrés personas detenidas, dieciséis de ellas en Segovia y Madrid y las otras siete en la localidad burgalesa, donde además se ha logrado esclarecer el cruel asesinato de uno de integrantes de la banda de unos 60 años por otros miembros de la organización.

Galería de fotos

Además, en la operación 'Resurgir' -que es como la bautizaron los responsables de iniciar las investigaciones en el Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Segovia, dirigida por el sargento Miguel Ángel Barbero- se han incautado cerca de trece kilos de cocaína de gran pureza, valorada en unos 760.000 euros, según ha confirmado la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, quien ha explicado algunos de los pormenores de este «importantísimo» golpe al narcotráfico.

La operación 'Resurgir' empezó al detectarse un aumento de la venta de cocaína en zonas de ocio de la capital segoviana

Asimismo, se han intervenido 48 gramos de anfetamina y dos de metanfetamina usadas para el corte y tratamiento de la droga y multiplicar la cantidad a la hora de la venta. En la operación se han incautado de numerosas dosis de hachís,cinco vehículos de gama media y alta, así como 7.000 euros en metálico en los trece registros domiciliarios efectuados en Segovia, Madrid y Miranda del Ebro.

Cinco miembros están en prisión

Cinco de los detenidos, incluido el presunto autor material del asesinato de la localidad burgalesa, han ingresado en la cárcel, y el resto se encuentran en libertad provisional controlada. Se les acusa de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y el citado asesinato.

De las cifras a los hechos, los detalles que han aportado las autoridades. La base de la organización estaba radicada en Madrid. La droga llegaba procedente de Colombia con una pureza extraordinaria, ha apuntado Martín. Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional coinciden en que «el grupo está totalmente desarticulado». Además, se han conseguido «clausurar tres puntos de distribución y venta»m localizados en la capital segoviana, en el municipio madrileño de Leganés, donde también se ha desmantelado un laboratorio para el tratamiento de las sustancias ilegales, y en Miranda de Ebro, ha precisado la delegada del Gobierno en Castilla y León.

Las autoridades destacan la «magnífica colaboración» entre los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado

Todo empezó al principio de este año cuando el equipo del sargento Barbero detectó un considerable incremento en el 'trapicheo' de estupefacientes, en particular de cocaína, en varias zonas de ocio de la ciudad del Acueducto y en otras localidades cercanas. A partir de ahí dieron comienzo las investigaciones, que condujeron a la «plena identificación de varias personas vinculadas con una red de distribución de droga», ha añadido Mercedes Martín, quien ha incidido en «las medidas de seguridad» que adoptaban los malhechores, lo que ha complicado las pesquisas.

Desde el menudeo hasta la cúspide

El seguimiento de las prácticas de los delincuentes no ha sido nada fácil, ha subrayado el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, José Luis Ramírez. «Cada escalón que avanzábamos en la investigación nos encontrábamos con mayores dificultades», ha desvelado el responsable del Instituto Armado la provincia. «Nuestro objetivo era desarticular toda la estructura, desde la compra en Colombia y su traslado a España hasta el menudeo», ha apostillado Ramírez. En este caso, la operación ha seguido el sentido inverso, tirando del hilo de las pequeñas ventas hasta llegar a la cúspide de la organización y al origen de la droga en el país sudamericano.

Los delincuentes se lo ponían complicado a las labores policiales. Por ejemplo, ha puesto de relieve la delegada del Gobierno, contaban con «un altísimo grado de sofisticación en el método de ocultación de la droga». Además, llegaban a viajar con menores de edad en los vehículos que usaban para transportar los estupefacientes para despistar las posibles vigilancias.

Para despistar el control policial, los delincuentes llegaban a viajar con menores en los vehículos en los que transportaban la cocaína a Segovia

También trataban de evitar el seguimiento policial en sus comunicaciones. Así, el jefe de la Comandancia Provincial de la Guardia Civil de Segovia explica que en vez de llamadas por el móvil utilizaban sistemas de mensajería instantánea, más complicados de detectar. Con respecto al asesinato, Ramírez también ha llamado al atención sobre la necesidad de disponer de más medidas de seguridad ante la cantidad ingente de implicados a controlar. De hecho, en el esclarecimeinto de esta muerte participaron miembros del Grupo de Operaciones Especiales (GEOS) de la Policía Nacional y también de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil.

Una vez recabados los indicios suficientes de la existencia y funcionamiento de la trama, se trasladó a la autoridad judicial competente para abrir las diligencias correspondientes.

Durante el transcurso de la operación, se cruzó en el camino otro hilo de investigación procedente de Miranda de Ebro. El hallazgo en mayo de un hombre muerto maniatado abrió otro operativo en la localidad burgalesa. Para el teniente coronel Ramírez, este asesinato es «clave». Se iniciaron diligencias en Burgos, con otro juzgado diferente y otro Cuerpo distinto, el de la Policía Nacional.

El responsable provincial de la Guardia Civil ha destacado la importancia de la colaboración entre ambas instituciones para «evitar la fuga de información» que pudiera dar al traste con varios meses de seguimientos. «La colaboración ha sido fabulosa», ha elogiado Ramírez.

En Miranda de Ebro se detuvieron a siete personas relacionadas con el asesinato de uno de los miembros de la trama

El hilo del que tiraba la Benemérita segoviana dio lugar a siete detenciones en Miranda de Ebro relacionadas con el asesinato de uno de los integrantes de la banda. «Se logró mantener el secreto de las detenciones» para no levantar la liebre de la otra operación contra el tráfico de droga.

Otra de las claves de la operación fue cuando los investigadores lograron tener conocimiento de un envío desde Colombia de una gran cantidad de cocaína. Estas pesquisas propiciaron que se interceptara en el aeropuerto de Barajas a un pasajero. En los dobles fondos de las maletas llevaba 11,3 kilos de droga «de extrema pureza», ha destacado la delegada del Gobierno en Castilla y León. Fue el 24 de mayo.

De manera paralela, la organización criminal continuaba con los desplazamientos a Madrid y de vuelta a Segovia. El 23 de junio, se interceptó el vehículo de unos del transportistas en el que descubrieron 1,3 kilos de cocaína. Aquí se produce otro momento clave de la operación. Esta detención detonó el despliegue posterior llevado a cabo en las jornadas del 24 y 25 de junio por la Guardia Civil de manera simultánea en varios barrios de la capital segoviana y en Madrid.

Laboratorio en Leganés

Los estupefacientes que se aprehendieron en Segovia estaban destinados a la venta «masiva» al menudeo durante las fiestas de San Juan y San Pedro, ha detallado José Luis Ramírez. Uno de los encarcelados tras la operación es la persona condenada por el robo de las coronas de la Virgen de Fuencisla en enero de 2012, ha confirmado el responsable de la Comandancia Provincial.

El teniente coronel ha especificado que esta persona era la encargada de recibir la mercancía procedente de Madrid para custodiarla en su domicilio de la calle José Zorrilla y distribuirla entre otros vendedores al menudeo en la ciudad y otros municipios de la provincia

El ladrón de las coronas de la Fuencisla era el encargado de custodiar y distribuir la droga procedente de Madrid

Otra línea de las investigaciones condujeron a los agentes hasta una casa en Leganés donde se desmanteló un laboratorio dedicado a 'cocinar' la droga procedente de Colombia y que luego era transportada a Segovia y Miranda de Ebro. Este domicilio estaba siempre custodiado por dos personas, ha señalado Mercedes Martín.

A la hora de registrar la vivienda madrileña, la Policía Judicial de la Guardia Civil halló todos los utensilios necesarios para cortar la sustancia para multiplicar hasta por cuatro su peso. También se incautaron de 88 gramos de cocaína dispuesta para su adulteración; 48 gramos de anfetamina y dos metanfetamina, así como seis litros de acetona, otros tantos de sustancias para el corte, basculas, prensas, moldes, mezcladoras y termo selladoras.