Segovia trata de completar el gran puzle de los neandertales

Javier López Escobar escucha las explicaciones de David Álvarez durante la visita al yacimiento. /Antonio De Torre
Javier López Escobar escucha las explicaciones de David Álvarez durante la visita al yacimiento. / Antonio De Torre

El yacimiento del Abrigo del Molino inicia su sexta y última campaña

P. MARTÍN-ICALSegovia

El codirector del yacimiento segoviano del Abrigo del Molino, David Álvarez Alonso, explicó ayer que la sexta campaña será la última con el objetivo de iniciar el próximo año la búsqueda de nuevos lugares, a lo largo de todo el valle de Eresma, que les permitan obtener más información, a partir del hito logrado en el Abrigo del Molino, sobre la presencia de neandertales , hace entre 41.000 y 44.000 años, cuando ya habían desaparecido de otras zonas del norte, «de la mayoría del continente europeo».

David Álvarez recordó que la importancia de este «conjunto de niveles de ocupaciones humanas» consiste en ser «uno de los últimos lugares» de la Península,«del sur de Europa, de la que«tenemos las evidencias más recientes» de presencia de neardentales. El análisis de los diferentes niveles de ocupación, les permitió establecer que la presencia de los eran estancias de tres, cuatro o cinco días, «no estaban años», son «restos de pasos fugaces por este lugar».

El Abrigo del Molino, argumentó Álvarez, «es una pieza de ese puzle» y el objetivo para las siguientes campañas, una vez cerrado este yacimiento es «buscar más piezas para que nos permitan tener un discurso más elaborado», a partir de «un volumen de información» cada vez mayor y con más fiabilidad. David Álvarez recordó que desde el principio el objetivo del proyecto de investigación abarcaba todo el valle del Eresma, con un programa de estudio «geológico, paleogeológico y arqueológico», en otros puntos.

Los grupos de recolectores del Pleistoceno, remarcó Álvarez, «no entendían de fronteras administrativas que apenas tienen cuatro días en tiempo histórico». Los investigadores quieren seguir explorando el entorno de Segovia que tiene «unas condiciones especiales» al contar con una serie de cañones, cortados y cuevas, donde es «mucho más alta» la posibilidad de albergar un yacimiento como el Abrigo del Molino que «en otras zonas de la provincia donde no se den estas circunstancias».

David Álvarez recordó que el proyecto de investigación se ha centrado en el Abrigo del Molino, pero ahora «cerramos un capítulo» para abrir «otros nuevos» porque quieren tener el mayor numero de documentos sobre estas ocupaciones humanas. «Cuántos más restos se puedan identificar en el territorio de los grupos humanos que estuvieron en este lugar» –dijo Álvarez– habrá más datos «poder narrar y elaborar la historia de lo que aquí sucedió», en un conjunto de lugares más amplio.

El codirector del yacimiento del Abrigo del Molino explicó que una vez concluida la sexta campaña de excavaciones, el próximo 4 de agosto, dará comienzo un proyecto de proyección y difusión integral, en colaboración con la Junta de Castilla y León, para tener «un yacimiento asegurado en el futuro» y que «se pueda incluso hacer visitable».

Para Álvarez, este yacimiento está ubicado en un lugar excepcional y «se ha infravalorado» dentro del Patrimonio de Segovia, cuando tiene una importancia «excepcional» tanto a nivel peninsular como europeo, y además se encuentra a apenas a 500 metros del Alcázar de Segovia, lo que contribuye a que «sea mayor su valor para acercarlo a la sociedad», con un nuevo proyecto «de protección y difusión».

La campaña de 2018, que se prolongará durante cuatro semanas, seguirá con la reconstrucción paleo ambiental y ecológica de las comunidades humanas de cazadores y recolectores que utilizaron este asentamiento. Los trabajos se centrarán en finalizar las excavaciones, tratando de concluir «el trabajo en el primer nivel de ocupación humana del abrigo y último nivel arqueológico que resta pro excavar».

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López Escobar, que visitó el yacimiento con motivo del inicio de la sexta campaña, confirmó que la Administración regional va a continuar apoyando las excavaciones en en el entorno del Valle de Eresma. Para este verano de 2018, la Junta aportó 12.000 euros y las instalaciones, para el alojamiento, de la cercana Escuela de Capacitación Agracia.

López Escobar aseguró que con «una pequeña aportación pública hemos sido capaces de mantener una actividad importantísima» para contar «una gran historia para todos los segovianos» sobre sus primeros pobladores, gracias al descubrimiento por «un ojo entrenado» que identificó «un hueso» en este abrigo.

En el marco de esta sexta y última campaña de excavaciones en el Abrigo del Molino, tendrá lugar los días 26 y 27 de julio, en el salón de actos de la Biblioteca Pública, las jornadas 'Los últimos neandertales del interior peninsular', cuyo objetivo es presentar los tesoros arqueológicos y paleoantropológicos sobre los últimos grupos neandertales en el valle del Duero y el Sistema Central Ibérico. Además del equipo científico del proyecto arqueológico del 'Abrigo del Molino,' participarán en el encuentro profesores y expertos como Marcos García, Juan Luis Arsuaga, Julio Garrote, Enrique Baquedan o Alfredo Pérez. La inscripción para estas jornadas es gratuita, pero debe realizarse con anterioridad a su inicio. Por último, el 2 de agosto, la Junta de Castilla y León y los directores del proyecto llevarán a cabo una jornada de puertas abiertas al Abrigo del Molino, con la exposición de los resultados de la campaña de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos