Garcillán vacía los 300.000 litros de su depósito del agua en una sola noche

Plaza Mayor de Garcillán, con el depósito de agua al fondo./El Norte
Plaza Mayor de Garcillán, con el depósito de agua al fondo. / El Norte

Los vecinos de la localidad segoviana estuvieron más de diez horas sin suministro

QUIQUE YUSTESegovia

Durante los últimos años no han sido pocas las mañanas en que los vecinos de Garcillán se han levantado sin agua en sus viviendas. No suele pasar uno o dos meses sin que los cesteros comiencen la jornada acudiendo al baño y comprobando que no sale agua del grifo. La reacción ante tal suceso ya es casi mecánica. Móvil en mano, se comprueba, gracias al grupo de whatsapp de vecinos de Garcillán, que la ausencia del líquido elemento es total en todo el municipio, en el que residen cerca de medio millar de personas, aunque su población aumenta de manera sensible durante los meses de verano.

En muchos casos, los cortes de agua se anuncian con anterioridad y los vecinos tienen tiempo de llenar bañeras y hacerse con garrafas para cubrir sus principales necesidades. Pero hay otras, como la del pasado jueves, en las que los cortes se producen sin aviso alguno, por lo que la indignación de los vecinos es mucho mayor. En concreto, el jueves Garcillán estuvo sin agua durante más de diez horas. Los más madrugadores pudieron ducharse y desayunar sin problemas, pero a partir de las nueve de la mañana el agua ya no salía de los grifos y no lo volvió a hacer hasta pasadas las siete de la tarde.

El motivo del corte del suministro fue el vaciamiento del depósito municipal, con capacidad para 300.000 litros e instalado por la Junta de Castilla y León en noviembre de 2016. A pesar de contar con diez veces más capacidad que el antiguo, los problemas con el agua no han concluido en la localidad. «Con este tema estoy gafada», afirma con resignación la alcaldesa del municipio, Ascensión Arribas, quien espera que el episodio del jueves haya sido el último que tengan que sufrir los vecinos.

Y es que todavía no están claras las causas por las que el depósito se vació en apenas una noche, cuando los cálculos que manejan los técnicos establecen que una población como la que reside durante los primeros días de julio en Garcillán tardaría al menos dos días en consumir los 300.000 litros de agua que caben en el depósito, con dos vasos de agua tratada de 150 metros cúbicos cada uno.

Nueva bomba

El jueves era el día que el Ayuntamiento tenía previsto abordar la sustición de la bomba del depósito por una que fuera capaz de sustraer el agua a una mayor profundidad, con el objetivo de solucionar los problemas de nitratos que tiene el agua en la localidad. Una operación «sencilla», según Arribas, que no haría necesario cortar el suministro de agua, ya que «el depósito cuenta con capacidad de sobra para abastecer al pueblo durante las horas en las que durarían los trabajos». Pero lo que no esperaban ni los responsables ni los técnicos municipales era encontrarse el depósito vacío por causas que desconocen. «No sabemos si el miércoles corrió el rumor de que íbamos a cortar el agua y todo los vecinos llenaron sus bañeras, si la Junta mintió cuando dijo la capacidad del depósito o si es que tenemos alguna plantación por el pueblo que se está llevando agua y no lo controlamos», indica la alcaldesa, que apunta tajante que «no debe haber más cortes de agua» durante los próximos meses. Es más, si tras extraer el agua de un nuevo acuifero a más profundidad las análiticas que realicen los técnicos de la Junta de Castilla y León resultan positivas, la responsable municipal espera que los problemas con los nitratos puedan estar resueltos este mismo verano.

Suministro eléctrico

Durante los últimos años, además de los cortes en el suministro de agua también han sido habituales los de luz, como el que en junio de 2017 dejó al pueblo durante ocho horas sin electricidad. En este sentido, Ascensión Arribas destaca que desde entonces no se han vuelto a producir incidencias en este sentido, tras haber solucionado un problema que había en la instalación del pueblo. Además, recientemente se ha conseguido que el suministro eléctrico llegue desde una segunda vía, evitando la dependencia de la instalación de Valverde del Majano que tantos trastornos ha ocasionado en el pueblo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos