Gabarreros con bufanda

Los Gabarreros de Honor, Petronilo Díez y Ángel Martín, junto al representante del CIT de El Espinar, Juan Andrés Saiz, tras recoger el Pino de Plata. /Pedro Luis Merino
Los Gabarreros de Honor, Petronilo Díez y Ángel Martín, junto al representante del CIT de El Espinar, Juan Andrés Saiz, tras recoger el Pino de Plata. / Pedro Luis Merino

El frío y el viento no impiden que El Espinar cierre por todo lo alto la vigésima edición de la Fiesta de los Gabarreros

EL NORTESegovia

La vigésima edición de la Fiesta de los Gabarreros de El Espinar llega estae domingo por la tarde a su fin con multitud de actividades para recordar el oficio. A pesar de las fuertes rachas de viento y las bajas temperaturas, todas las actividades se han desarrollado con normalidad. Nadie quiso perderse una de las jornadas fuertes de la fiesta declarada de Interés Turístico Regional en 2002.

Desde primera hora de la mañana, centenares de personas asistieron a la tradicional concentración en El Pinarillo con la degustación de un aperitivo gabarrero. Al mediodía, la localidad segoviana revivió otro de los espectáculos característicos e identificativos de la fiesta como es el desfile de carros, hacheros, caballos con leña y arrastre de pinos, amenizado con música y bailes populares hacia la plaza de la Constitución. Es, sin duda, la cita estrella de cada edición. Una vez allí, se otorgó el Pino de Plata al Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) del municipio y, además, se nombró Gabarrero de Honor a los veteranos Petronilo Díez y Ángel Martín.

También hubo tiempo para recrear nuevamente el oficio tradicional de la gabarrería con una exhibición de corta y de caída de un pino con una altura de unos 20 metros. La guinda a una jornada redonda la puso una comida popular de hermanamiento y, tras ello, un taller de pastelería para los más pequeños.

La lluvia, protagonista del sábado

La gabarrería puede con el agua y la nieve, pero las exhibiciones que tributan el merecido homenaje a las labores propias del monte no. La lluvia fue este sábado la protagonista en la localidad segoviana y deslució en parte el programa previsto durante toda la jornada del sábado. Pero el fervor gabarrero siempre saca su garra. Prueba de ello es que las actividades continuaron a pesar de la desapacible meteorología. No pudieron disfrutar de las exhibiciones de corte de leña, aunque los cortadores del municipio pudieron oficiar el pregón.

Otra de las actividades que vio ininterrumpida su labor fue la feria. Desde primera hora de la mañana, la organización abrió sus puertas al público para que pudieran disfrutar de la primera de las jornadas grandes de la Fiesta de los Gabarreros. Este año, como novedad, recuperaron la construcción del denominado 'árbol de fuego', encendido al atardecer. Como colofón, la Banda de Música de El Espinar ofreció un concierto en el Teatro Auditorio de la localidad y, tras él, continuaron las Jornadas Gastronómicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos