El futuro portavoz del PP municipal alerta del elevado coste de municipalizar servicios

El portavoz del PP municipal, Pablo Pérez. /El Norte
El portavoz del PP municipal, Pablo Pérez. / El Norte

Pablo Pérez defiende que la gestión indirecta de prestaciones del Ayuntamiento moviliza inversiones y actividad empresarial

El Norte
EL NORTESegovia

El concejal electo del Partido Popular (PP) y próximo portavoz de grupo municipal, Pablo Pérez, advierte de los efectos que podría tener para el Ayuntamiento de Segovia la posibilidad planteada en las negociaciones entre socialistas, Izquierda Unida y Podemos-Equo de «remunicipalizar» algunos servicios como la ORA, la grúa o la escuela municipal infantil. Quien fuera el número uno en la lista popular a la Alcaldía de la ciudad expone que las prestaciones que brinda un consistorio, ya sean en régimen de gestión directa o indirecta, nunca pierden su cariz municipal.

En esta línea, Pérez subraya que la administración indirecta, que «tan mal considerada» está por los partidos que pretenden firmar el pacto, tiene como objetivo movilizar inversiones privadas y la actividad empresarial, lo que «no significa que sea algo malo» siempre que se haga de manera correcta y «buscando el beneficio» para los ciudadanos y el Ayuntamiento.

En su opinión, cualquier vecino quiere que el servicio que se preste sea el mejor posible y que «cumpla con los parámetros de regularidad, neutralidad, eficiencia y calidad necesaria, con independencia de que la gestión se haga por agentes públicos directamente o bajo procesos concesionales de gestión indirecta». Para el concejal electo,si se municipaliza un servicio debe hacerse bajo la concisión de «una motivación adecuada y suficiente» y bajo «unos principios de buena administración».

No siempre la gestión directa o la municipalización de un servicio es garantía de mantener los puestos de trabajo, apunta Pérez, quien alerta a su vez de que asumir todas las prestaciones que ofrece una empresa privada podría «llegar a incrementar los costes», lo que repercutiría «de forma directa» en las arcas municipales.

Asimismo, destaca que lo primero que hay que hacer es comprobar «la viabilidad jurídica y económica» de cualquier modelo de gestión y elegir «el más adecuado» para los trabajadores y la ciudad, no condicionar la gestión porque será lo mejor para que «el PSOE pueda gobernar», informa Ical.