«El futuro ejército europeo, como tal, no es posible»

El coronel José Luis Pontijas, en la Academia de Artillería. /A. de Torre
El coronel José Luis Pontijas, en la Academia de Artillería. / A. de Torre

El coronel José Luis Pontijas ve más factible avanzar hacia una «autonomía estratégica» de los miembros de la Unión

C. B. E.Segovia

¿Es posible un futuro ejército único europeo? Para el coronel José Luis Pontijas, del Instituto de Estudios Estratégicos, «no como tal». El militar desentrañó y analizó hacia dónde se encamina la Unión en materia de defensa. Si bien en su intervención con motivo la última conferencia de la novena edición del ciclo de Estudios Europeos, celebrada en la Academia de Artillería de Segovia, descartó la creación de un ejército común, también precisó que se las opciones pasan más por «avanzar hacia una autonomía estratégica europea». El consenso necesario para llegar a ese objetivo requiere de «pequeños pasos», algunos de los cuales ya se han dado.

En este sentido, el coronel Pontijas citó «iniciativas europeas en materia de política de cooperación de seguridad y defensa». Entre ellas, enumeró algunos ejemplos, como el fondo europeo de defensa, las propuestas de Francia orientadas a proyectos de intervención europea o la cooperación estructurada permanente. El ponente concretó que estos avances y acuerdos entre países de la Unión, con la aquiescencia del resto de los Estados socios, «en cierta manera permiten progresar para que Europa gane autonomía frente a Estados Unidos y que seamos capaces de enfrentarnos por nosotros mismos a los desafíos y amenazas que tenemos alrededor».

Precisamente, el conferenciante también se detuvo en especificar las diferencias existentes entre países miembros a la hora de detectar y concebir esos peligros exteriores. Esos desencuentros también dificultan el desarrollo de una política común de defensa. Así pues, el coronel José Luis Pontijas hizo ver que hay entornos más intervencionistas que emplean sus Fuerzas Armadas como herramientas para la diplomacia, como pueden ser los casos de Inglaterra o Francia. Por otra parte, hay territorios, como Austria o Finlandia, que se muestran más reacios a este modelo son más reacios a emplear este modelo.

Amenazas distintas

Y luego hay un tercer grupo de países, en los que el coronel incluye a España, que se colocan a mitad de camino de unos y otros y que han apostado por que las decisiones sobre intervenciones requieran antes su aprobación en sede parlamentaria.

Las diferentes perspectivas de los Estados también se revelan a la hora de enfocar las amenazas exteriores. En los países del Este europeo, esa sombra alargada es Rusia. Por su parte, en los países del Sur de la Unión, como España, Italia o Francia, los núcleos más conflictivos se sitúan en el Sahel o el Magreb, con amenazas variadas que van desde el narcotráfico hasta el terrorismo islámico o el tráfico de armas, tal y como desgranó el coronel. En definitiva, «tantas visiones distintas impiden una visión única», concluyó Pontijas al insistir en la imposibilidad actual de crear un ejército europeo.