Fisioterapia para toreros

De Miguel, con el libro, flanqueado por el recortador Héctor Cabano y el torero Javier Herrero. /M. R.
De Miguel, con el libro, flanqueado por el recortador Héctor Cabano y el torero Javier Herrero. / M. R.

El cuellarano Rubén de Miguel aúna profesión y afición en un libro cuya presentación atrajo a decenas de vecinos

MÓNICA RICOCuéllar

El salón de actos del Ayuntamiento de Cuéllar se llenó a rebosar para asistir al acto de la presentación del libro 'Fisioterapia y osteopatía en el mundo de la tauromaquia. Toreros y recortadores', obra del fisioterapeuta cuellarano y miembro de la Asociación Encierros de Cuéllar, Rubén de Miguel, que estuvo arropado en el acto por familiares y decenas de amigos del ámbito de la fisioterapia, la medicina y del mundo del toro.

Entre ellos, y participando en la mesa de la presentación, estuvieron otros cuellaranos, como el torero Javier Herrero, el recortador Héctor Cabano, el periodista Daniel Martín, encargado de moderar el acto, o el cirujano Gregorio Laguna, que se unió posteriormente al acto. Tampoco faltaron, ya entre el público, aunque intervinieron en el acto, el banderillero Rubén Sánchez o el cortador Cristian Rubio. Todos ellos alabaron el trabajo del fisioterapeuta y detallaron cómo les ayudó con sus distintas lesiones en diferentes momentos de sus carreras.

Para De Miguel, su obra es un libro «de fisioterapia deportiva, donde sus protagonistas, toreros y recortadores, se entrenan, alimentan y lesionan como cualquier deportista de élite o semiprofesional», apuntó, destacando que el desgaste psicológico de estos es aún mayor que el de los segundos, «puesto que no sólo está en juego la posibilidad de ganar o perder, sino su propia integridad física». Para elaborar la publicación, el autor aseguró haber recogido gran cantidad de información y haber contado con colaboradores de todos los ámbitos, animando en todos los casos a acudir a los especialistas de cada materia en cada uno de los casos, apuntando que incluso el toreo y el recorte «son dos disciplinas distintas», por lo que sus necesidades no son iguales, ni en lo que se refiere a los entrenamientos ni tampoco en la recuperación de una lesión, por ejemplo.

A lo largo de 354 páginas, De Miguel recoge, por un lado, un compendio de diferentes libros, artículos de revistas, textos de prensa, reportajes audiovisuales y experiencias propias de gente del mundo del toro «para crear un contexto donde se pueda entender el desarrollo y evolución de la tauromaquia y la importancia del entrenamiento y de la nutrición, tanto en toreros como en recortadores».

Esa puede ser la parte más atractiva para los aficionados que tengan el libro en sus manos, ya que se cuentan los entresijos del día a día de toreros y recortadores, sus hábitos, miedos y manías y todo lo que conlleva en temas de preparación, sin olvidarse de la alimentación, para estar en unas condiciones físicas óptimas para saltar al ruedo. «También hemos aprendido que hay que descansar», apostilló el torero Javier Herrero, que detalló cómo son las distintas fases de su entrenamiento a lo largo del año, al igual que Héctor Cabano, que agradeció una rápida recuperación al autor, cuando los médicos no eran muy positivos debido a su lesión.

Patologías

Por otra parte, el trabajo refleja los estudios realizados por De Miguel para sacar adelante las distintas patologías con la mayor profesionalidad y eficacia posible, describiendo diferentes técnicas de fisioterapia y osteopatía necesarias para conseguirlo. El autor no sólo es diplomado en fisioterapia, sino también experto en fisioterapia manual osteopática y espececialista en fisioterapia deportiva. El autor cuenta en esta publicación con la colaboración de diferentes especialistas directamente relacionados con el mundo del toro, tanto sanitarios como los propios protagonistas de los festejos, y también se acompaña de artículos basados en la evidencia científica. «Es un proyecto de fisioterapia, pero no al uso», explicó, detallando que en vez de emplear únicamente terminología técnica, ha intentado redactarlo de una forma más coloquial «para abrir así el abanico de posibles lectores, de manera que los profesionales sanitarios puedan quedar satisfechos con su contenido y a su vez también los aficionados taurinos e indudablemente los propios toreros y recortadores».

Aseguró que quienes pueden exprimir el libro al 100% son por un lado los fisioterapeutas, «y si además son aficionados a los toros lo disfrutarán mucho más» y los toreros y recortadores, «que podrán ver los ejercicios a realizar para sus patologías específicas». Pero está redactado «de la forma más coloquial posible» para que cualquier aficionado pueda sentirse atraído por su lectura «y satisfacer sus curiosidades acerca de cómo se entrenan y alimentan estos profesionales, cuáles son sus lesiones más comunes y cómo las trato para solventarlas, todo esto fusionándolo con sus mitos, manías y rituales».

La originalidad de la obra reside, sanitariamente, en dos conceptos concretos: un protocolo de tratamiento de lesiones tipo producidas por la realización del gesto técnico de entrar a matar, en el caso de los toreros, y la descripción de un patrón postural típico y muy común en recortadores. «En ambos casos lo acompaño del desarrollo de unas técnicas específicas para solventar las patologías que conllevan», apuntó el autor. De Miguel, que ha trabajado en el libro durante varios años, aseguró que lo concluyó a finales de octubre de 2017, pero no ha conseguido que una editorial se interesara por el trabajo. Finalmente ha realizado una autoedición que se encuentra a la venta en las librerías de Cuéllar.