La Fiesta de los Gabarreros rescata el legado de los espinariegos viejos

Traslado de la leña al pueblo. /Pedro Luis Merino
Traslado de la leña al pueblo. / Pedro Luis Merino

Los reporteros de 'España Directo' subrayan en el pregón el valor de la gabarrería en la conservación del monte

EL NORTESan Rafael

«Hemos venido tantas veces a San Rafael porque creemos en la importancia de preservar el legado de nuestros abuelos en un mundo atropellado que no para de cambiar. La gabarrería es más extraordinaria aún si la miramos desde el prisma actual. En una sociedad industrializada, donde todo es prefabricado y precocinado, hay que preservar lo auténtico, la belleza de lo crudo. Los gabarreros son artistas con el hacha; su destreza es un valor fundamental de nuestra sociedad y gracias a ellos muchas familias han salido adelante en una tierra que sabe también lo amargo que es emigrar».

Los reporteros de 'España Directo' abrieron ayer, con estas palabras, la vigésimo primera edición de la Fiesta de los Gabarreros, feliz iniciativa que los espinariegos acogen con verdadero cariño cuando llega el mes de marzo. El equipo del programa de Televisión Española reivindicó el valor de la gabarrería para la conservación de los montes: «La gabarrería es necesaria. Lo sabéis bien. Limpia el monte de maderas muertas, previene plagas y enfermedades de unos árboles que son el pulmón de la sierra de Guadarrama, lugar en el que renacemos cada vez que venimos, igual que lo hizo el poeta Alberti, cuando aquí escribió 'La arboleda perdida'».

El pregón culminó en San Rafael una mañana llena de actividades que empezó en el parque Rafael Calvo Ortega con una exhibición de corta y carga de leña. Después, los gabarreros se trasladaron a la plaza de Castilla, donde, tras el pregón, tuvo lugar una demostración de corte vertical y de usos antiguos y modernos en la corta. También hubo danzas y una degustación de sopas de ajo.

El grueso de la fiesta se traslada hoy a El Espinar. Los actos comienzan a las once de la mañana con el almuerzo gabarrero en el Pinarillo y un concurso de carga de caballerías. Acto seguido, se desarrollará el desfile de carros, hacheros, caballos con leña y arrastre de pinos, que culminará en la plaza de la Constitución con música y bailes populares. Allí mismo se nombrará Gabarrero de Honor y se entregará el Pino de Plata a los clubes de cortadores. Una exhibición de corta y caída de un pino de 20 metros coronará la mañana.