Del Feng shui a los cuencos tibetanos: estas son las 24 terapias falsas que se ofrecen en Segovia

Masaje chakra./Fotolia
Masaje chakra. / Fotolia

La Asociación para Proteger al Enfermo (APETP) cifra entre 1.200 y 1.460 las muertes al año en España por complicaciones de estas prácticas o abandono del tratamiento indicado

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Las pseudoterapias –terapias alternativas, complementarias o integrativas– son aquellas prácticas ofrecidas como actos médicos sin que haya podido demostrarse científicamente su efectividad. La Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas (APETP) advierte del peligro que entraña someterse a una de estas falsas terapias, , lo que puede acarrearle graves problemas de salud e incluso la muerte, al margen de evidentes daños económicos y morales.

Un factor común a muchas de estas terapias es que no hay ni un solo estudio científico que avale que funcionen. Es el caso de los 73 tratamientos que el Gobierno ha catalogado como 'pseudoterapias', es decir, terapias falsas, que no curan, que no tienen indicación terapéutica, que solo sirven para que alguien –en muchos casos sin ningún tipo de formación médica– gane dinero. Otras 66 técnicas están bajo sospecha, algunas de ellas tan afamadas y extendidas como la homeopatía, el reiki, la acupuntura...

En Segovia se ofertan, regular o periódicamente, 24 de las 73 supuesta terapias que el Gobierno ha catalogado como tales. Algunas forman parte de los tratamientos que ofrecen médicos titulados o fisioterapeutas, junto a técnicas que sí han demostrado su eficacia terapéutica, y otras tiene cabida en centros especialistas en remedios naturales o en centros de estética. El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert, advierte del daño que este tipo de prácticas puede conllevar en la salud del paciente, en ocasiones irreversible: «Quienes practican terapias pseudocientíficas dicen que no hacen daño, pero sí lo hacen. Son muchas las ocasiones en que se pierde la oportunidad de tratar al enfermo con terapias convencionales que puedan salvarle la vida o no agravar el cuadro. Si hablamos de pacientes con procesos oncológicos, el daño es evidente», afirma.

El Colegio de Médicos segoviano rechaza, rotundamente, las terapias sin base científica. «Son un engaño. Hablan de efectos milagrosos, de curación de cientos de enfermedades, pero, en realidad, lo único que hay detrás es gente avispada que actúa con el único fin de ganar dinero. Enganchan al paciente, crean en él un hábito para que regrese a la consulta y se someta a una serie de sesiones, pero la evidencia científica es nula», añade el representante de los profesionales médicos segovianos.

Casos

La Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas cifra entre 1.200 y 1.460 muertes al año en España por complicaciones de estas prácticas o abandono del tratamiento médico indicado. En Segovia también hay casos, aunque no trasciendan. «Recuerdo de un caso, hace dos años, en el Hospital General. Por culpa de una pseudoterapia, se perdió la oportunidad de seguir un tratamiento adecuado que, sin duda, hubiera cambiado la evolución del proceso. El paciente no murió, pero le quedaron secuelas importantes», apunta Guilabert.

El Plan de Prevención de la Salud frente a las Pseudoterapias que el Gobierno presentó el pasado mes de noviembre prevé varias acciones, entre ellas, definir aquellas terapias que no tienen efecto alguno sobre la enfermedad, fomentar el pensamiento científico y crítico de los ciudadanos para que recelen de estas técnicas, y valorar los avances científicos que han permitido a los humanos mejorar su esperanza y condiciones de vida. «Los ciudadanos deben consultar a su médico de cabecera antes de someterse a cualquier tipo de terapia que, la mayoría de las veces, resulta ser una engañifa. Como organización médica colegiada, hemos emprendido una campaña de concienciación para poner en valor técnicas contrastadas. Sé que ha habido colegios médicos que ya han retirado secciones de medicina alternativa. Nosotros, en Segovia, nunca hemos tenido esa vocalía. Sabemos que en esta provincia hay colegiados que practican la homeopatía, pero no podría cuantificarlo porque no tenemos registro», señala el presidente del Colegio de Médicos.

Las organizaciones científicas han tomado decididamente partido contra estas prácticas, en una guerra en la que parten con cierta desventaja. Por un lado, la desconfianza hacia las multinacionales farmacéuticas favorece la propagación de teorías conspiranoicas. Por otro, las redes sociales y Youtube se han convertido en aliados poderosos de los charlatanes. Tampoco los médicos están libres de responsabilidad. En la década de los noventa, hubo demasiada permisividad con estudios sobre homeopatía, quiromasaje o acupuntura y se lanzaron titulaciones que aportaron formalidad a estas terapias. «Nos parece estupendo que el Estado se pronuncie. La ministra de Sanidad se ha posicionado claramente, aunque, ahora mismo, no se puede sancionar si, en principio, no se comete un acto delictivo. El posicionamiento del Ministerio de Sanidad es adecuado. Llevarlo a la ley es algo más complejo», afirma Guilabert. Los colegios profesionales son partidarios de legislar, de crear una base normativa, legal, que prohíba las terapias que no lleven aparejado un estudio científico que avale su eficacia.

Estos son los 24 tratamientos sin evidencia científica que tienen presencia en Segovia:

Análisis transaccional: Se basa en que todos nacemos bien y tenemos un potencial que limitan factores externos e internos.

Armónicos: La voz tiene poder sanador.

Constelaciones sistémicas: Las dolencias provienen de traumas familiares pasados.

Cristales de cuarzo: Cree en el poder curativo de estos minerales.

Cuencos tibetanos: Se supone que producen un sonido armónico con capacidad sanadora.

Cuencos de cuarzo: Dice curar a través del sonido de los cuencos.

Diapasones: Sanación a través de sonidos y vibraciones.

Digitopuntura: Derivada de la acupuntura –en estudio– pero con presión con los dedos sobre determinadas zonas del cuerpo.

Fascioterapia: Afirma que actuar sobre determinadas membranas, las fascias, provoca que el organismo se autorregule.

Feng Shui: Asegura que orientar y equilibrar los espacios consigue equilibrar la energía vital.

Gemoterapia: Utiliza gemas y cristales para curar mente, cuerpo y espíritu.

Hidroterapia del colon: Introduce agua a una determinada temperatura por el ano para «limpiar el intestino».

Masaje en la energía de los chakras: Relacionado con el masaje ayurvédico –en análisis–, se realiza sobre los pies para armonizar los puntos de los chakras.

Masaje metamórfico: Masaje que se realiza en los pies, manos y cabeza.

Masaje tibetano: Combina el masaje manual con la supuesta capacidad curativa de los aceites.

Terapia biomagnética: Pretende curar a través de la imposición de imanes en diferentes zonas del cuerpo.

Piedras calientes: Combina el masaje con la aplicación de piedras a distintas temperaturas. Pretende que fluya la energía vital.

'Rebirthing': Pretende recuperar la memoria celular a través del control consciente de la respiración.Provoca hiperventilaciones y puede resultar muy peligrosa.

Posturología: Observando cómo se sostiene de pie una persona se puede encontrar el origen de sus dolencias.

Tantra: Buscar estados de conciencia ampliados a través de la activación de los puntos sagrados.

Técnica metamórfica: Acariciar con masajes suaves pies, cabeza y manos para solucionar traumas inconscientes.

Terapia bioenergética: Asegura que desbloquea zonas del cuerpo cargadas por culpa de un bloqueo energético.

Numerología: Preconiza que existe una relación mística entre los números y los seres vivos.

Terapia regresiva: Indaga, a través de la hipnosis, en la causa original de la dolencia.