El feminismo conquista un 8-M «histórico» en Segovia

Jóvenes con pancartas reivindicativas en la concentración de este 8-M al mediodía en Segovia. /Antonio de Torre
Jóvenes con pancartas reivindicativas en la concentración de este 8-M al mediodía en Segovia. / Antonio de Torre

Más de mil mujeres se concentran en la plaza de San Martín de Segovia en una jornada reivindicativa con diferentes llamamientos a la huelga

C. BLANCO Y Q. YUSTE Segovia

La convocatoria del 8-M, Día Internacional de la Mujer, es un éxito. Podía vislumbrarse, pero ha sobrepasado las expectativas en cuanto a movilización a pie de calle. Falta todavía media jornada para que el calendario deshoje un día que ya ha sido calificado de «histórico». No solo porque el país vive su primera huelga feminista de su historia, sino porque el llamamiento a la igualdad ha tomado literalmente las calles. El violeta en las pancartas, banderolas, camisetas, bolsos, pegatinas, pines, gorros, globos, abrigos, bufandas... es el color de la lucha por la igualdad, que en este jueves está escribiendo un capítulo nuevo que marca un punto de inflexión con respecto a anteriores protestas y movilizaciones.

Galería de fotos

Va a ser difícil que se conozca a ciencia cierta y con exactitud el seguimiento que cosecha la convocatoria de huelga, tal y como coinciden en manifestar organizaciones convocantes, sindicatos y administraciones públicas. La complejidad del recuento viene provocada por la puesta en marcha de una iniciativa «atípica» como consecuencia de los distintos frentes que han animado a la sociedad a parar en nombre y defensa de los derechos de la mujer.

Por una parte, la coordinadora feminista del 8-M, principal impulsora de los actos reivindicativos de esta jornada, ha abanderado la llamada a una huelga de 24 horas y solo de mujeres. Este colectivo ha concentrado sus actos en la plaza de San Martín, en la capital segoviana. Sus representantes admiten que la respuesta a la convocatoria «ha superado nuestras expectativas».

«Hacía mucho tiempo que no se veía algo así en Segovia. Es algo histórico» sara galindo, coordinadora de la huelga de mujeres

Los números cantan y dan fe de la conquista feminista de este día. Se calcula que más de mil personas, con una aplastante mayoría de mujeres, se han unido al mediodía de este 8-M en San Martín y la plaza de Medina de Campo, en torno a la estatua de Juan Bravo. Sara Galindo, de la coordinadora del colectivo promotor de la huelga feminista, asegura que «hacía mucho tiempo que no se veía algo así en Segovia». La portavoz habla de jornada de «histórica».

El colectivo interpreta este éxito y la reacción multitudinaria como un antes y un después. «Esto quiere decir hay esperanza», arengaba Galindo. «Había mucha gente que cuando empezó a moverse la huelga no lo entendía, pero con el paso de los días se han ido concienciando», razona la portavoz a la hora de explicar el triunfo de la convocatoria.

De todas las generaciones

Aunque ha habido mucha estudiante en la concentración, también se han sumado mujeres de todas las generaciones, desde escolares a madres y hasta abuelas que han coreado las consignas y jaleado con su aliento la lucha feminista por la igualdad.

La coordinadora de la huelga de mujeres, junto a organizaciones sindicales como CGT o CNT, han instalado carpas en San Martín desde las 11 horas. El ambiente que preside los actos es «lúdico», tal y como pretendía la movilización, declara Sara Galindo. Han empezado con un café, la elaboración de símbolos y pancartas alusivas a la jornada internacional y contra la violencia machista y han continuado con la masiva concentración y una asamblea en la que se han expuesto de viva voz a pie de calle los problemas y discriminaciones a los que se enfrentan las mujeres en el día a día.

Una fiesta

También habrá talleres de pancartas y una sesión de micro abierto en la que se leerán mensajes de experiencias sexistas que se han escrito alumnas de institutos segovianos.

Por otro lado, los sindicatos mayoritarios UGT y CC OO habían apostado e instado a una huelga parcial, de dos horas en los diferentes turnos. De 22 horas del miércoles a medianoche de este jueves; de 11:30 a 13:30, y por la tarde, de 16 a 18 horas. Además de los parones, Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras han celebrado una concentración a los pies del Acueducto este mediodía en la que se han dado cita unas doscientas personas, que han criticado «la pasividad del gobierno en políticas de igualdad».

Bajo el lema #VivasLibresUnidas, las confederaciones sindicales han exigido en un manifiesto avanzar en la eliminación de las violencias machistas, impulsar el diálogo social y la negociación colectiva, fortalecer los servicios públicos impulsando un modelo educativo que combata los estereotipos sexistas o promover una ley para la igualdad salarial.

La Junta sitúa el seguimiento en el 4,1%

La Junta de Castilla y León, a través de la Delegación Territorial en Segovia, ha informado poco antes de las 15 horas de este jueves de un seguimiento total del 4,1% en sus diferentes áreas, sin contar los parones de dos horas convocados por los sindicatos UGT y CC OO. Esa repercusión ha sido algo mayor entre el personal docente, con un 5,4%; mientras que en las plantillas sanitarias se ha quedado en el 3,4% y en el resto de las administración general el seguimiento ha sido del 3,9% en la provincia.

Por su parte, Sara Galindo enumera las ideas principales que guían la movilización de este 8 de marzo. En primer lugar, «decidir sobre nuestros propios cuerpos». En segundo, «la tolerencia cero ante cualquier tipo de violencia contra la mujer». En tercer lugar, el reconocimiento de la diversidad. Y por último, la necesidad de «velar por un mundo más sostenible».

«Queríamos hacer pensar»

Los frentes de movilización por los que aboga la coordinadora de la huelga feminista también son varios. Por un lado, el paro de 24 horas de estudiantes y en los centros de trabajo. Por otro, la huelga de cuidadoras, ya que las mujeres soportan la atención de mayores y enfermos en sus domicilios. Asimismo, la representante segoviana llama la atención sobre la reivindicación de una «distribución más equitativa», que arma de razón la convocatoria también de una huelga de consumo.

«Queríamos una huelga para hacer pensar, tanto a nivel individual como colectivo», resume Sara Galindo, quien insiste en el hito que viven Segovia en general y el movimiento feminista en particular en esta jornada «histórica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos