Falta de personal y temperaturas de 30 grados en la residencia asistida

Fachada de la residencia asistida de Segovia. /Antonio Tanarro
Fachada de la residencia asistida de Segovia. / Antonio Tanarro

UGT alerta de que durante el primer semestre del año ya se han superado las necesidades de servicio de todo 2018

QUIQUE YUSTESegovia

No se trata de una reivindicación nueva. Todo lo contrario. Los sindicatos llevan años lamentando la falta de personal en la residencia asistida y reclamando mejoras para los trabajadores del centro situado en la calle 3 de abril. Pero con la llegada de los meses de verano los problemas se intensifican por las vacaciones del personal y los sindicatos vuelven a la carga para pedir a la Gerencia de Servicios Sociales soluciones y una mayor previsión.

La residencia cuenta con cerca de 240 trabajadores y, según UGT, son los auxiliares de enfermería los más afectados por la falta de personal. El sindicato está realizando un estudio que espera cerrar en los próximos días para determinar de manera exacta cual es el déficit de trabajadores en el centro, aunque por el momento ya han confirmado que durante el primer semestre de 2019 ya se han superado las necesidades de servicio (los reajustes que realiza el personal de sus horarios y turnos) acometidas durante todo el 2018. Por ello, piden soluciones a la Gerencia de Servicios Sociales, pero rechazan las dos propuestas planteadas hasta la fecha: rebajar los mínimos funcionales durante los meses de verano y posponer las vacaciones del personal a los últimos meses del año.

«Ahora es muy difícil solucionar el problema», explica Isabel Solana, secretaria de Organización de UGT Segovia, que pide respetar los mínimos funcionales y las vacaciones de los trabajadores, así como aumentar la plantilla, medida con la que, según el sindicato, se mejoraría tanto las condiciones laborales de los empleados como la calidad del servicio que se ofrece a los usuarios de la residencia. Así, las soluciones que plantea UGT pasan por una mayor previsión a la hora de organizar las vacaciones de verano. De hecho, los trabajadores deben solicitarlas antes del 31 de marzo para que la dirección del centro tenga tiempo de planificarlas, pero «a día de hoy no han sido capaces de prever la cobertura de las vacaciones», lo que ha llevado a una situación «crítica e insostenible» en la residencia asistida, con un «uso abusivo» de las necesidades de servicio.

«El problema es que las bolsas de empleo son insuficientes», añade Solana sobre los problemas para contratar a personal durante el verano, circunstancia que se repite desde hace varios años. A pesar de que se suele convocar un nuevo procedimiento extraordinario para la contratación de personal, este acumula retrasos y «ni siquiera en las listas del paro hay trabajadores» con los que poder cubrir las vacaciones de un personal que «está agotado».

Calor y esfuerzo físico

Las demandas realizadas por UGT también son compartidas por CGT. La sección sindical califica de «caos» la situación que se vive durante los últimos meses en la residencia asistida y de forma más intensa durante el verano. «Se está trabajando con temperaturas que superan los treinta grados, en un trabajo con mucho esfuerzo físico. Esta situación viene arrastrándose desde hace varios años y nadie ha dado un paso al frente para solucionarla», indica Jesús Montes Acebes, secretario de organización de CGT. Por ello, pide la colocación de aparatos de aire acondicionado en los pasillos de la residencia, que hasta la fecha solo cuenta con ellos en los comedores.

El sindicato considera que las altas temperaturas agravan la situación de falta de personal de la residencia asistida. Todo unido «nos impide dar la calidad que nuestro trabajo recomienda y sus situaciones necesitan», añade Montes, quien acusa a la gerencia de Servicios Sociales de «desidia, mala organización y falta de profesionalidad». Indica también que para que el proyecto 'En mi casa' sea posible «hacen falta recursos, personal e instalaciones».