El Ayuntamiento de Cuéllar decreta tres días de luto por la muerte de un trabajador de limpieza

Lugar donde ocurrió el accidente, la madrugada de este martes. /M. R.
Lugar donde ocurrió el accidente, la madrugada de este martes. / M. R.

El vehículo de recogida de basuras arrolló a Enrique Sánchez Senovilla, de 61 años, al dar marcha atrás

mónica rico
MÓNICA RICOCuéllar

Las banderas a media asta ondean ya en el balcón del Ayuntamiento de Cuéllar, que ha decretado tres días de luto oficial por el fallecimiento de un operario municipal del servicio de limpieza, que fue atropellado durante la pasada madrugada por el vehículo de recogida de basuras, mientras realizaba su trabajo.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las dos de la mañana, cuando Enrique Sánchez Senovilla, operario de servicios del Ayuntamiento, de 61 años de edad, junto con sus compañeros se encontraba realizando las labores habituales de recogida de basura. El camión accedió a la calle Herreros, donde se encuentran varios contenedores, y, tras la recogida, dio marcha atrás, una maniobra que se realiza normalmente, debido a la estrechez de la vía en algunos de sus puntos, y para continuar su trayecto habitual.

Fue en el momento en el que el camión daba marcha atrás, cuando atropelló al operario, según confirmaron fuentes municipales, que durante la mañana de ayer se encontraban elaborando el parte de accidentes, que se tiene que realizar dentro de las 24 horas siguientes al suceso.

Para asistir al trabajador, se desplazó hasta el lugar el médico que se encontraba de guardia en el centro de salud de Cuéllar, que solo pudo certificar el fallecimiento del operario municipal. A continuación, el propio facultativo avisó por teléfono al centro de emergencias para informar del accidente y del fallecimiento del operario municipal tras ser atropellado por el camión de recogida de residuos al dar marcha atrás en la calle Herreros de la localidad.

Desde la sala de operaciones del 112 se avisó del accidente a la Guardia Civil, que se encarga de las diligencias, y que se encargó de dar aviso al juzgado del suceso y del fallecimiento del empleado del servicio de limpieza y recogida de residuos.

Al tratarse de un accidente ocurrido de madrugada, no fue hasta la mañana cuando se conoció la noticia, que consternó a buena parte de los vecinos de la villa, pues el operario fallecido, casado y con dos hijos, llevaba varias décadas trabajando para los servicios municipales, primero como conserje en el colegio Santa Clara, desde donde antiguos profesores y ex alumnos le recordaban con cariño.

Cuando el centro eliminó el servicio de conserjería, el fallecido continuó su trabajo en el Ayuntamiento, en el departamento de servicios municipales, casi siempre ligado al servicio de limpieza y recogida de residuos, donde también había trabajado su padre. De hecho, en la villa muchos le conocían como 'El chico de Moreno 'El Barrendero', y así aparece reflejado en la esquela que a primera hora de la tarde se instaló en los puntos habituales de la localidad.

También a primera hora de la mañana recibía la noticia el alcalde de la villa, Jesús García Pastor, que anunció que las banderas del Ayuntamiento lucirían a media asta y que a partir de hoy mismo se decretaban tres días de luto oficial. Visiblemente afectado, el regidor envió el pésame a la familia y quiso hacer llegar «nuestra solidaridad con todos los familiares. Son accidentes que ocurren y que todos lamentamos», aseguró.

Rápidamente la noticia comenzó a conocerse también a través de las redes sociales, donde multitud de personas se quisieron unir al dolor de la familia, amigos y compañeros de los servicios municipales del fallecido, enviando sus condolencias y recordando al fallecido como «una gran persona» y «un gran trabajador». Así lo hacía, por ejemplo, el grupo municipal socialista de Cuéllar, que a través de las redes señalaban que lamentaban profundamente el fallecimiento del trabajador municipal y enviaban sus condolencias a sus familiares, amigos y a toda la plantilla de servicios municipales del Ayuntamiento de Cuéllar.

La casa doliente ha quedado instalada en el tanatorio San Juan de la Cruz de Cuéllar, hasta donde están acudiendo cientos de vecinos a expresar sus condolencias a sus familiares. Allí se velará a Enrique Sánchez también durante la mañana de este miércoles, hasta las 16:00 horas, cuando tendrá lugar el funeral oficiado en la iglesia de San Miguel. Posteriormente sus restos serán incinerados en el crematorio Santa Teresa, en Cuéllar.