Una exposición conecta la obra de Esteban Vicente y Eugenio Granell a través de 64 piezas

Inauguración de la exposición ‘Construcciones y toys’, con obras de Eugenio Granell y de Esteban Vicente, ayer en Segovia. /A. de Torre
Inauguración de la exposición ‘Construcciones y toys’, con obras de Eugenio Granell y de Esteban Vicente, ayer en Segovia. / A. de Torre

'Construcciones y toys' puede visitarse ya en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia

CÉSAR BLANCOSegovia

Dos creadores unidos por un lenguaje lúdico. Uno de Turégano y otro de Santiago de Compostela. Cada uno con su personalidad y su firma artística, y así es como hay que contemplar cada una de las piezas expuestas desde ayer en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. La institución que enarbola el nombre el pintor tureganense da cobijo en dos de sus salas a ‘Construcciones y toys’, un «proyecto de comisariado abierto a una interrelación de lenguajes plásticos» que establece una animada conexión entre el legado del gallego, Eugenio Granell, y la herencia de Esteban Vicente.

Fotos

La directora del museo segoviano, Ana Doldán, anima al espectador a participar de ese diálogo entre ambos artistas, pero precisa que cada trabajo «posee su individualidad y son obras de arte en sí mismas». Más allá de las similitudes entre ambos creadores, la exposición descubre a Eugenio Granell, «una figura crucial a la hora de comprender el surrealismo internacional y español». La fundación a la que presta su nombre el artista gallego ha contribuido de manera imprescindible a entablar este juego entre las construcciones de Granell y los toys de Vicente. «La obra multidisciplinar y su promoción cultural en el exilio son testigos de una producción original y única», destaca el catálogo elaborado para la ocasión.

Dibujos y collages

La colección, que se podrá visitar hasta el 1 de octubre, está compuesta de 64 obras. La exposición no solo acoge las lúdicas esculturas de ambos, sino que también se ha intentado reforzar el discurso expositivo con una selección de dibujos de Granell, posibles proyectos de sus construcciones, así como objetos encontrados en los estudios de los dos creadores y una selección de collages de Vicente, en tanto que «los toys bien pueden considerarse collages en tres dimensiones», apunta la directora.

Las construcciones de Granell, a las que denomina así al utilizar la técnica del ensamblaje para su realización, tienen como referente lo tribal y lo vanguardista. Estas escultoras resultan juegos de volúmenes que el artista ensambla o transforma de manera intuitiva, creando formas antropomórficas donde el color y los diversos objetos usados adquieren un protagonismo destacado. «La concepción de estas obras está sujeta a una comprensión poética de las mismas, despojándolas de su sentido original y sometiéndolas a la imaginación del artista», explica la tarjeta de presentación de este proyecto a dos bandas.

Interpretación individual

Por su parte, Esteban Vicente realizó a finales de los años sesenta unas esculturas de pequeño formato sin el mayor deseo que el puramente lúdico. Los bautizó como toys. Estas piezas denotan gran maestría y belleza y están confeccionadas con fragmentos de desecho dispersos por su estudio. La mayoría de las veces tienen forma abstracta, aunque en ocasiones también se pueden halla figuras realistas. «Son juegos de equilibrio, de relación de formas, de colores, de poética íntima y, al mismo tiempo, libertad de expresión», explica Doldán. Esteban Vicente sugiere distintas interpretaciones por parte de quien las contempla.

‘Construcciones y toys’ es, en definitiva, una exposición «muy íntima, como lo eran los estudios donde estos dos artistas desarrollaban sus trabajos», concluye la directora del Museo Esteban Vicente.