Expedientadas dos empresas de VTC con licencia de Segovia por operar fuera

Taxis de Segovia, ya con la matrícula azul contra el intrusismo, se dirigen a las protestas de Madrid de las últimas semanas. /P. L. Merino
Taxis de Segovia, ya con la matrícula azul contra el intrusismo, se dirigen a las protestas de Madrid de las últimas semanas. / P. L. Merino

La Junta, que contabiliza 88 permisos en la provincia, ha detectado vehículos que trabajanen Madrid, Málaga, Alicante o Barcelona

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La Junta de Castilla y León tiene registradas en la provincia de Segovia 88 licencias de los llamados VTC (Vehículos de Transporte con Conductor). Tal y como se vienen quejando los profesionales del taxi, la cifra de las autorizaciones concedidas a estas empresas continúa en aumento, por lo que se expande la amenaza de la competencia para este servicio público. De momento, el presidente de la Asociación de Radio Taxi en Segovia, Cesáreo Arranz, opina que la incidencia de estas empresas como Cabify o Uber es todavía «muy pequeña» en la ciudad. Añade que muchos de los VTC 'segovianos' operan en otras provincias donde el mercado es más jugoso. No le falta razón.

La Dirección General de Transportes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Administración regional ha detectado en las inspecciones que llevan a cabo sus técnicos cómo muchos vehículos de la flota de VTC que se obtuvo la autorización en Segovia suele operar fuera de la provincia e incluso de la región. De hecho, fuentes oficiales revelan que se han abierto dos expedientes a otras tantas empresas de Vehículos de Transporte con Conductor por incumplir la norma vigente. Dicho reglamento, entre otras cuestiones, estipula que al menos el 80% de los servicios prestados en un periodo de tres meses han de circunscribirse a los límites territoriales de la comunidad autónoma.

Difícil de controlar

Tras las oportunas inspecciones desarrolladas, se ha comprobado que los dos procesos abiertos por irregularidades corresponden a casos en los que no se llegó a ese mínimo fijado y trabajaron más fuera de Castilla y León. Los portavoces de la Junta también hacen hincapié en el control, no siempre sencillo, que se trata de ejercer por parte de la Administración regional sobre estas compañías. «Se han realizado inspecciones a todas las empresas de VTC de Castilla y León», aseveran fuentes de la Dirección General de Transportes. El Gobierno castellano y leonés llama la atención sobre la «dificultad implícita que existe a la hora de detectar este tipo de actuaciones al desarrollarse las conductas fuera del ámbito territorial» de la comunidad autónoma.

Más información

En el caso de los incumplimientos por los que se ha abierto expediente a las empresas con licencia sacada en Segovia, se descubrió que operaron en provincias como Madrid, algo lógico por la cercanía y la frecuencia de trayectos que se producen entre ambos destinos, en particular a Barajas; pero también en Barcelona, Málaga o Alicante.

Llamamiento al Ministerio

Los taxistas, por su parte, advierten de otra anomalía en las concesiones de permisos que se conceden a las compañías de vehículos de arrendamiento. Y es que la ratio que se fijó de un VTC por cada treinta taxis no se cumple. En el caso de la capital segoviana, son 59 las licencias habilitadas para trabajar en el sector público, a las que hay que sumar las de los taxistas de pueblos. En cualquier caso, las 88 autorizaciones a VTC contabilizadas por la Junta alejan mucho el cumplimiento de la citada proporción.

La Junta también hace un llamamiento al Ministerio de Fomento para que ponga en marcha el registro de comunicaciones de los servicios de arrendamientos de vehículos con conductor, aprobado por real decreto. Dicha norma obliga a los titulares de VTC a notificar los datos de cada viaje que realizan antes de llevarlo a cabo.