El Espinar respira pasión por la artesanía

La Escuela de Dulzaina y Tamboril ameniza la inauguración de la feria. /Pedro Luis Merino
La Escuela de Dulzaina y Tamboril ameniza la inauguración de la feria. / Pedro Luis Merino

Hasta el miércoles, cerca de treinta expositores ofrecen sus piezas en la trigésima segunda edición de la feria

PEDRO LUIS MERINOEl Espinar

La Feria de Artesanía de El Espinar ha abierto sus puertas al son de las tonadas de la Escuela de Dulzaina y Tamboril de San Rafael. La fidelidad de los artesanos mantiene vivo este encuentro entre el trabajo que sale de los talleres y el público. Esta edición congrega a 29 artesanos de distintos gremios y expertos en las más diversas técnicas. De ellos, solo uno es local, que es el expositor de joyas y pinturas instalado por la joven María Rubio.

La inauguración de este sábado atrajo a numeroso público a la plaza de Castilla, que es el lugar en el que se viene celebrando esta feria desde su primera edición, hace 32 años. Y es que es una cita con solera.

En los puestos presentes, que permanecerán abiertos hasta el miércoles 15, fecha en la que se clausura la feria, reinan los artículos relacionados con embellecimiento de la imagen personal, los complementos para vestir elaborados a partir de todo tipo de materiales, predominando lajoyería y la plata. También hay expositores que muestran y venden objetos decorativos para los hogares, lámparas de diseño único, y el omnipresente alfarero con sus piezas artesanas que siembre congrega una multitud de curiosos y también de clientes.

En ese amplio abanico de productos que puede encontrar quien se acerque a la feria espinariega también hay un hueco para la gastronomía. El evento ofrece dos puestos dedicados a la alimentación artesana, con productos de la vecina provincia de Ávila y de Asturias.

Los orígenes

Este encuentro entre los ciudadanos y el trabajo manufacturado, los artículos exclusivos y los oficios tradicionales su pequeña historia detrás. Hace 32 años que un artesano de San Rafael, especializado en labores en madera, Santiago Álvaro, convenció al Ayuntamiento de El Espinar para celebrar una feria de artesanía en la que se primara al artesano que viviera únicamente de su oficio. Así comenzó a forjarse esta cita, que ya se ha convertido en una tradición estival en la zona tanto para el público como para los propios artesanos, ya que suelen cosechar numerosas ventas de sus piezas. Un beneficio para la que es su profesión y también su pasión.

A la inauguración no faltó la Escuela de Dulzaina y Tamboril de San Rafael, que también está presente desde los orígenes de la feria con su ambientación musical. En esos inicios se montaban a mano las casetas con maderas que suministraba el Ayuntamiento como propietario del aserradero municipal. Todo esto cambió.

Fue precisamente la administración local la que asumió la organización del acontecimiento hasta que se traspasó al Centro de Iniciativas Turísticas, que actuales es el responsable. También se abandonó ese sistema de casetas muy artesanales por las actuales de hierro y tela. Por el camino han quedado actividades como invitar en la inauguración a un vaso de limonada o el concurso de carteles anunciadores de la edición venidera.

Como actividad complementaria, todos los días a las ocho de la tarde hay espectáculos de animación. Los tres primeros días, música; el martes y miércoles, cuentacuentos, y un espectáculo circense cerrará esta edición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos