El Espinar reconoce el Cerro de la Hoya como territorio vikingo

Guerreros vikingos se disponen a recrear una batalla. /Pedro L. Merino
Guerreros vikingos se disponen a recrear una batalla. / Pedro L. Merino

La recreación histórica, con más de doscientos participantes, atrae a unos 3.500 visitantes, según los organizadores

El Norte
EL NORTESegovia

El Espinar vuelve a ser sede de una de las reuniones anuales más numerosas de entusiastas de los vikingos. Alrededor de doscientas personas recrean este fin de semana la cultura vikinga participando en feroces batallas y también en la vida campamental. Pedro de Oro, uno de los organizadores del evento, mostraba su satisfacción por la afluencia «de alrededor de 3.500 visitantes» en la jornada de ayer, que tuvo como plato fuerte la teatralización de una batalla con sesenta combatientes en la zona de más arboleda del Cerro de la Hoya, a las afueras del núcleo urbano espinariego, donde las hordas vikingas se enfrentaron a las mesnadas de los reinos cristianos del norte.

La jornada se completó con charlas sobre esgrima altomedieval, recetas gastronómicas de la misma época, exhibiciones de esgrima y arquería y melodías a cargo de Baisleac, especializado en música tradicional irlandesa. Para hoy domingo se ha programado, a las 12:00 horas, una charla sobre la vestimenta altomedieval y, hacia las 13:00 horas, un funeral vikingo. El evento incluye una feria con artesanía, cuero, hidromiel y cerveza artesana.

El activo económico es indudable para el municipio. «Ese fin de semana se nos llenan todas las plazas hoteleras, los restaurantes colaboran con menús vikingos y es un aliciente más para que nuestra gente salga y la de fuera nos acompañe», explicaba hace unos días la concejala de Turismo y Cultura de El Espinar, Conchi Rubio. La localidad se posiciona en este tipo de turismo gracias a su proximidad con Madrid o a su entorno natural en el cerro de la Hoya, a la salida del núcleo urbano, con un pequeño bosque donde se recrea al poblado vikingo. Durante cuarenta y ocho horas, estos visitantes de tierras escandinavas experimentan y muestran cómo vivían los antiguos pueblos vikingos.

España cuenta con grandes eventos de recreación histórica, fundamentalmente napoleónicos o de la Guerra Civil, pero no es habitual repasar este periodo y contextualizar con tanto detalle las invasiones vikingas a la Península. Para próximas ediciones, los organizadores plantean añadir los campamentos musulmanes a los reinos cristianos y grupos vikingos para enriquecer una época de gran diversidad, según explicó César Turleque, uno de los organizadores. La Hispania de los Vikingos arrancó en un terreno privado de la localidad de Riaza, que acogió las ediciones de 2013 y 2014. Turleque, de padre espinariego y un habitual de este municipio en periodos vacacionales, presentó el proyecto al Ayuntamiento en 2015, pero fue rechazado. Mejor suerte corrió en 2017, cuando se celebró la primera recreación en este enclave, que se repite este año debido a su buena acogida.