38 empresas tendrán que implantar planes de igualdad antes de 2022

Una mujer trabaja en una línea de producción en una fábrica de la provincia. /De Torre
Una mujer trabaja en una línea de producción en una fábrica de la provincia. / De Torre

Administraciones y empresas de cincuenta o más trabajadores están obligadas a aprobar esta medida para garantizar la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres

MARÍA SOPENASegovia

Las administraciones públicas y las empresas de 50 o más trabajadores tendrán la obligación de aprobar un Plan de Igualdad antes del 2022, según recordó ayer María del Pilar García Santamaría, secretaria de Mujer y Políticas de Igualdad de Comisiones Obreras en Segovia. Estos planes consisten en un conjunto de medidas que se adoptan tras hacer un diagnóstico de la situación para llegar a alcanzar en las empresas la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres y eliminar la discriminación por razón de sexo.

Según datos de Eurostat, la diferencia en materia de salarios entre ambos es del 14,2% en España. De la última Encuesta Anual de Estructura Salarial se extrae que el salario medio bruto de las mujeres se situó en 20.607,85 euros en 2017 al subir el 2,4% respecto al año anterior, por encima del 1,8% que se elevó el de los hombres, hasta 26.391,84 euros, lo que sitúa la brecha de género en el 21,9%. El salario medio de las mujeres fue inferior al de los hombres en todas las comunidades autónomas, aunque la diferencia varía de unas a otras por la distinta estructura del empleo.

Los planes de igualdad fijarán los objetivos concretos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para su consecución, así como el establecimiento de sistemas de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados. «Queremos hacer una labor de información, sensibilización y denuncia sobre la situación de los actuales planes de igualdad y la necesidad de su elaboración correcta e implantación», explicó García Santamaría. Una comisión negociadora integrada de manera paritaria por representantes de la empresa y de los sindicatos es la encargada de elaborar este del plan de igualdad y estará formada de manera paritaria.

Fue el pasado 1 de marzo cuando se aprobó el Real Decreto-Ley 6/2019 de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Antes solo era obligatorio negociarlo en empresas de más de 250 personasen plantilla.

Progresiva

La implantación obligatoria de estos planes será progresiva, señaló Sofía Carrascal Tris, agente de Igualdad de CC OO. Así, 7 de marzo de 2020 expira el plazo para las empresas con más de 150 personas en plantilla. El 7 de marzo de 2021 deben tener estos planas las empresas de más de 100 trabajadores, y un año después, las de 50.

Esta medida afecta a 849 empresas en toda Castilla y León, de las cuales 38 tienen su código de identificación fiscal (CIF) en Segovia. La representantes de CC OO insistieron en que se han contabilizado únicamente las empresas que tienen más de 50 trabajadores en plantilla y con domicilio social en Castilla y León. Si se suman las que en todos sus centros de la Comunidad suman más de 50 empleados y las que superan esta cifra teniendo en cuenta los centros de trabajo repartidos por todo el territorio nacional, se calcula que serán alrededor del millar las empresas que en Castilla y León tienen la obligación de tener un plan de igualdad.

Otra de las novedades que se han implantado este año es la obligatoriedad de negociar tanto el diagnóstico como las medidas propuestas con la representación legal de los trabajadores y la creación de un registro de planes de igualdad de las empresas. «Esta medida es muy importante, ya que viene a corregir uno de los problemas que Comisiones Obreras ha denunciado reiteradamente, la imposibilidad de conocer el número de planes de igualdad establecidos», señaló María del Pilar García, quien considera que faltaría la obligación de un exámen de legalidad que establezca su adaptación a la normativa. «Muchos planes son meras declaraciones de intenciones, subrayó.

En este sentido, el decreto del Gobierno ha acotado también esta posibilidad exigiendo que las medidas de los planes de igualdad sean evaluables, lo que ayudará a la comisión de igualdad que deberá crearse en cada centro de trabajo a hacer el seguimiento y valoración.

Como materias mínimas, estos planes tienen que abarcar procesos de selección y contratación, clasificación profesional, formación, promoción profesional, condiciones de trabajo (incluida la auditoría salarial entre mujeres y hombres), ejercicio responsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral, infrarrepresentación femenina, retribuciones, y prevención del acoso sexual y acoso por razón de sexo.

Excepciones

Las empresas de menos de 50 trabajadores no tienen obligación de establecer un plan de igualdad, pero «deberían hacer un diagnóstico y en base a los resultados tomar las medidas necesarias», afirmó Sofía Carrascal. Destacó que no es lo mismo un convenio colectivo, que lo que hace es recoger el Estatuto de los Trabajadores, que un plan de igualdad adaptado a la propia empresa. «Un convenio es más genérico no sabes sobre que realidad estás actuando exactamente».

Las Administraciones Públicas, incluso antes de la entrada en vigor del decreto, tienen la obligación de tener planes de igualdad independientemente del número de trabajadores, «pero ninguna en Segovia lo tiene», recalcaron las representantes del sindicato.