Doce establecimientos participan en el Concurso de Tapas Villa de Cuéllar

Momento en que el jurado degusta las tapas. /M. R.
Momento en que el jurado degusta las tapas. / M. R.

Bares, restaurantes, cafeterías y pastelerías presentan sus creaciones de cocina en miniatura ante el jurado

MÓNICA RICOCuéllar

Con motivo de las fiestas de San Miguel, que se celebran el próximo fin de semana en la villa, llega un año más el concurso de tapas Villa de Cuéllar, una cita en la que doce establecimientos hosteleros presentarán sus mejores creaciones de cocina en miniatura, lo que ya hicieron esta semana ante un jurado profesional, formado por representantes municipales y responsables de la empresa Mahou, patrocinadora del concurso.

En esta ocasión, los doce participantes han presentado a la cita una única tapa, que será identificada visiblemente como tapa concursante con su nombre, si bien, también podrán disponer de los pinchos que ofrecen diariamente. Para esta ocasión, las propuestas son la 'Mini hamburguesa de la casa', del restaurante bar Chaplin; el 'Bocadito de sabor', del bar Naipe, o la 'Sardina del Norte', del bar Cantábrico.

El listado continúa con el 'Todavía no lo sé', de Burguer Piscis; el 'Barquito' de El Pícaro; una tapa dulce como la 'Falsa Torrija', de Pastelería Delicias; la 'Marranada', creación del bar La Gaviota y un 'Falso Risotto de otoño', propuesta de Café Estival. Pero ahí no acaba todo, porque quienes se acerquen a Cuéllar a disfrutar de su fiesta también tendrán como opciones las tapas 'Crepeando', de bar Yon-ba; 'Gyoza caramelizada', de Las Aldabas; un 'Bocado de ibérico', presentado por La Estación; o la 'Carrillada con aroma de la ribera', de Micasa restaurante. Todos ellos tendrán su tapa participante desde el viernes 27 hasta el lunes 30 de septiembre, puesto que esta última jornada es fiesta local. Las tapas deben ser elaboradas de forma artesanal, puesto que no se aceptan recetas precocinadas. El precio fijo de la tapa será de 1,50 euros.

El primer acto del concurso fue la degustación por parte del jurado profesional, que fueron los primeros en poder probar las creaciones de los hosteleros cuellaranos, que también tuvieron la oportunidad de degustar las propuestas de sus compañeros. Tras la degustación, llegó la valoración, en la que tuvieron en cuenta varios criterios como la presentación, los valores culinarios (gusto, olfato, textura), el empleo de productos de Segovia, tales como endibias, chorizo, queso, jamón, miel o vino y la creatividad de la tapa. Su selección no se hará pública hasta comprobar el resultado de la votación popular, que tendrá lugar el próximo fin de semana. Con la unión de ambas se obtendrá el ganador de esta vigésima edición del concurso.

Selección

El jurado popular, que degustará las tapas durante la fiesta de San Miguel, deberá tener en cuenta los mismos criterios y seleccionar el mejor en los propios establecimientos participantes, donde se les entregarán las papeletas de voto y las pegatinas o sellos de cada uno, y donde se encontrarán las urnas en las que depositar sus votos. Para que un voto sea válido, y así poder participar en el sorteo de premios, cada vecino o visitante que desee formar parte de este jurado popular deberá conseguir completar su tarjeta de votación con la pegatina o sello de cinco negocios hosteleros diferentes. Completando su cartilla y depositando su voto participarán en el sorteo de tres comidas para dos personas a disfrutar en cualquiera de los establecimientos participantes en el concurso.

Las tapas participantes optan a tres premios. El primero de ellos es el galardón a la Mejor Tapa del Concurso, consistente en una distinción honorífica concedida por el Ayuntamiento de Cuéllar. El segundo es el premio Mahou a la mejor tapa innovadora; y el tercero es el premio Alimentos de Segovia.