La Diputación de Segovia atiende a 1.262 personas con el servicio de ayuda a domicilio

Miguel Ángel de Vicente, en la rueda de prensa./El Norte
Miguel Ángel de Vicente, en la rueda de prensa. / El Norte

De Vicente pide la dimisión de Alberto Serna por «utilizar la crítica a una política pública para su proyección personal y política, mintiendo»

El Norte
EL NORTESegovia

El servicio de ayuda a domicilio que presta la Diputación de Segovia en la provincia, con el que atiende a 1.262 personas al año durante más de 235.000 horas de trabajo, enfrenta a los grupos políticos de la corporación. Si el portavoz del PSOE, Alberto Serna, habló de «dejadez y falta de planificación» en este servicio, el diputado delegado del área de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, ha pedido este martes la dimisión de Serna y ha expresado su indignación «por la falta de veracidad en las acusaciones».

De Vicente ha subrayado en rueda de prensa que «los socialistas vuelven a hablar una vez más desde el total desconocimiento o desde el 'conocimiento interesado' y acusan al servicio del que soy responsable, defendiendo intereses que no me explico a qué obedecen, pero que desde luego, están muy lejos de la defensa de un servicio público como es la ayuda a domicilio».

El vicepresidente apela a la «responsabilidad» de los socialistas

Miguel Ángel de Vicente ha declarado que «cuando se ostenta un cargo de representación hay que ser serios, no se puede jugar a hacer política a golpe de titular. Aunque dudo que esta forma de actuar sea política de partido y no necesidad de cubrir su ego personal». Es su afirmación al cuestionar las críticas de Alberto Serna sobre la existencia de horas esenciales y no esenciales en el servicio de Ayuda a Domicilio, que en su opinión demuestra que desconoce los concpetos, y ha añadido el vicepresidente de la Diputación que denotan «que hay una falta de coordinación, o al menos de diálogo, latente bajo las siglas del PSOE, ya que Serna nos acusa de llevar dos meses sin prestar las horas no esenciales del servicio, pero yo le pediría que hable con sus compañeros socialistas de la capital, cosa que debería haber hecho antes de hablar, para que le informen cómo se gestiona la Ayuda a Domicilio». Por todo eso, De Vicente ha pedido la dimisión del portavoz socialista, porque «utiliza la crítica a una política pública para su proyección personal y politica, mintiendo deliberadamente, sin aportar ninguna documentación que acredite sus palabras y jugando con un tema tan serio como es la atención a las personas dependientes». De Vicente también ha apelado a la responsabilidad del secretario provincial de los socialistas, José Luis Aceves, a quien ha pedido que «antes de meterse en la casa de los demás ordene la suya propia, y además de ejercer de portavoz de la ciudad, ponga un mínimo de orden y rigor en el grupo socialista de la Diputación», y ha concluido con otra afirmación, la de «estar harto de que desde el Partido Socialista se enarbole la bandera de los servicios sociales sólo de boquilla, de manera absolutamente falaz y demagógica y siempre con un objetivo partidista y, en el caso concreto del señor Serna, también personal».

A este respecto, el diputado del equipo de gobierno de la Diputación reprocha al portavoz socialista que «no sepa diferenciar los términos esencial y no esencial», al hablar de falta de planificación, y que desconozca el servicio, sujeto a un pliego de condiciones de 2015 que estima el número de horas a prestar al año. Además, De Vicente subraya que el año pasado la Diputación prestó con fndos propios «más de 30.000 horas por encima de los 205.000 euros que contempla el pliego», y ha insistido en que Serna «falta a la verdad, no de la gestión política sino del trabajo que desarrolla los funcionarios y técnicos que planifican el Servicio de Ayuda a Domicilio, lo que es mentira y a la vez injusto» al «poner en tela de juicio la profesionalidad de estos trabajadores».

Entre otras razones para pedir al portavoz del PSOE que «demuestre y documente lo que ha dicho», De Vicente alega que no tiene constancia de que el comité de empresa de la adjudicataria del servicio haya pedido su mediación, y subraya que en la huelga de los trabajadores convocada para el pasado día 8 fueron acoerdado por unanimidad los servicios mínimos, por lo que entiende que «los intereses laborales no pueden en ningún caso empañar la prestación del servicio público». En este sentido, el vicepresidente de la Diputación critica «cómo Serna puede acusar de falta de planificación si a la vez reconoce el buen funcionamiento del servicio».

235.133 horas

Durante todo el 2017, ha explicado De Vicente, en toda la provincia de Segovia se han beneficiado del Servicio de Ayuda a Domicilio 1.262 personas, y el número de horas concedidas a estos usuarios asciende a 235.133, con 9.406 del total otorgadas previo reconocimiento de la situación de Dependencia y 225.727 horas a los usuarios con la Dependencia ya reconocida.

Estas cifras desglosadas por los Centros de Acción Social (CEAAS) indican que en el de Cantalejo fueron 82.353 horas para 442 usuarios; en el de Cuéllar, 70.614 para 379; en el de San Ildefonso, 38.940 para 209; y en el de Prádena, 43.226 horas para 232 usuarios.

En cuanto a la financiación, el diputado del equipo de gobierno del PP ha remarcado que la inversión total suma 3.774.084 euros, y según establece el Acuerdo Marco de cofinanciación la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León aporta 2,69 millones de euros, la Diputación 566.750 euros y los usuarios los 517.118 euros restantes.

Con estos datos, De Vicente ha añadido que la Diputación aporta más del 20% del presupuesto de Ayuda a Domicilio, aunque está obligada solo a confinaciar el 10%, por lo que el portavoz socialista habría creado «alarma social» al cuestionar un servicio que afecta a más de mil familias en la provincia de Segovia.

Listas de espera

Por lo que se refiere a las listas de espera, también criticadas por Serna, el vicepresidente ha asegurado que «los motivos que llevan a esta Diputación a generar lista de espera, están directamente relacionados con las horas concedidas y la disponibilidad presupuestaria en coherencia con las disposiciones normativas», pues la planificación del servicio «ha exigido tomar una decisión de ajuste temporal hasta conseguir un equilibrio entre las horas concedidas y el presupuesto disponible».

Niega de Vicente que haya abandonado «la idea de avanzar en la prestación de los servicios sociales y de mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos», aunque reconoce que «nos encontramos en la obligación de ralentizar coyunturalmente la continua progresión en la dotación prestacional de la intensidad del servicio».

A este respecto, ha añadido, «hay que tener en cuenta que en 2016 se asumieron más de 500 personas al entrar en vigor el reconocimiento de la prestación en el grado 1, cosa que el sistema provincial del Servicio de Ayuda a Domicilio ha soportado sin dificultad económica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos