La deuda media de los inquilinos morosos asciende a 3.560 euros en la provincia

Anuncio de 'se alquila' en el escaparate de un local comercial en la céntrica calle San Francisco de Segovia. /Antonio Tanarro
Anuncio de 'se alquila' en el escaparate de un local comercial en la céntrica calle San Francisco de Segovia. / Antonio Tanarro

El índice de los impagos del alquiler se ha triplicado en Segovia desde el inicio de la crisis

CÉSAR BLANCOSegovia

A muchos propietarios de inmuebles no les está viniendo nada bien la recuperación económica que germina en España. Segovia no es una excepción. Parece una contradicción; pero no. Los profesionales en la administración de fincas saben de qué se trata. Son los impagos, las deudas que esta vez les dejan a los dueños sus inquilinos, incapaces de hacer frente al coste de la renta mes a mes. El Consejo General del Poder Judicial pone de manifiesto el fenómeno al alza de los lanzamientos a arrendados. Sin que se haya pasado la página de los desahucios por ejecuciones hipotecarias, ni mucho menos, ganan terreno los las actuaciones judiciales dirigidas al desalojo de inquilinos.

El último año, este tipo de intervenciones subieron un 4%, informa la judicatura sobre datos nacionales. Más de 35.600 casos en todo el país, lo que equivale a seis de cada diez actuaciones autorizadas por los jueces contra la morosidad de los arrendatarios. El último informe del Fichero de Inquilinos Morosos (FIM), que se nutre de la información que proporcionan las agencias inmobiliarias y los propietarios particulares, situaba a Segovia como la decimoquinta provincia con el índice de morosidad más alto de España en lo que a arrendamientos urbanos se refiere.

Este valor está por encima de la media regional y del promedio nacional. El estudio realizado por FIM extrae estas cifras de una fórmula estadística que toma como referencia el año 2005 (para el que el índice sería 100) y a partir elabora las inscripciones de morosos registradas en cada provincia en comparación con ese tiempo y su evolución anualidad a anualidad. El curso pasado, en Segovia el índice de morosidad de los arrendatarios subió un 6% con respecto a 2016 hasta situarse en 450,57. Esto quiere decir que el volumen de impagos por la renta de una vivienda se ha multiplicado por tres desde 2007, año previo al estallido de la crisis generalizada.

En Castilla y León, sin embargo,. el citado índice también ha experimentado un crecimiento, pero menor en proporción, en torno al 3,5%.

En cuanto al importe medio adeudado en el pago del alquiler, en la provincia segoviana es de 3.560,76 euros, según la información publicada por FIM Ibérica. El montante demorado por los inquilinos segovianos que no cumplen con la propiedad supera, de nuevo, la media autonómica, que es de 3.489 euros. Sin embargo, esa misma cuantía está muy por debajo del promedio conjunto que arrastran los arrendatarios morosos en España, cuyo monto asciende a 6.032,79 euros por deudor y año. En el análisis de la región, destaca Burgos, que es el territorio de Castilla y León donde más se eleva el valor medio del impago (4.169 euros). En el otro extremo están los arrendados zamoranos, cuya deuda media anual es de 2.020 euros.

Ese mismo informe pone de relieve que, además de subir el índice de morosidad, la evolución también ha dibujado una curva ascendente al definir la cantidad de dinero demorado en los alquileres sin abonar. Entre los ejercicios 2014 y 2017, en Segovia la cuantía que debe cada inquilino se ha visto incrementada en unos 870 euros, una subida superior al 32% en tres años.

Tal y como matiza el informe, que la cantidad media adeudada sea mayor está directamente vinculado con los precios de los arrendamientos y el tamaño del parque inmobiliario de alquiler. Por lo tanto, ese montante será superior en aquellos lugares donde se produzcan más operaciones de arrendamiento y donde los inquilinos paguen más dinero por la renta. Además, la probabilidad de que haya morosos es directamente proporcional a la población que vive de alquiler. Cuantos más haya, más papeletas para que se produzcan impagos.

Segovia, con unas características sociodemográficas que la definen como una de las provincias más castigadas por la despoblación, con pueblos pequeños y dispersos también pose el segundo alquiler más caro de la comunidad autónoma, con 614 euros mensuales. Solo se ve superada por Valladolid. Así lo refleja el informe sobre rentas y variaciones del primer trimestre del año elaborado en marzo por el portal inmobiliario especializado Pisos.com.

Ese mismo análisis todavía aúpa el mercado segoviano más arriba, hasta convertirse en la capital de provincia de Castilla y León con el precio de arrendamiento más caro en dicho periodo. El recibo mensual de la renta marca 701 euros de media, teniendo en cuenta, además, que se trata de la tercera capital menos poblada de todo el país. El portal Pisos.com también revela el importante aumento del precio del alquiler en el último año en la ciudad del Acueducto, con una subida superior al 16%.

 

Fotos

Vídeos