Los desfiles escolares descorchan el carnaval en Segovia

Alumnas del colegio Domingo de Soto de la capital, vestidas de romanas, ayer, a, los pies del Acueducto. Antonio Tanarro/
Alumnas del colegio Domingo de Soto de la capital, vestidas de romanas, ayer, a, los pies del Acueducto. Antonio Tanarro

Los alumnos de colegios de Segovia y Cuéllar exhiben sus disfraces por las calles en el preámbulo de las celebraciones

MÓNICA RICOCuéllar

El carnaval se estrenó ayer en los colegios. Y también en la calle.Los alumnos del CEIP Domingo de Soto, ataviados de romanos, protagonizaron un simpático desfile por las calles más céntricas de Segovia, incluido el Azoguejo, lugar donde se hicieron un montón de fotos, delante del Acueducto. Con unos disfraces cuidados y de colores muy llamativos, los pequeños marcharon contentos e ilusionados ante el periplo carnavalero, que empieza con el fin de semana y continuará el lunes y el martes, jornadas no lectivas.

El desfile infantil del Domingo de Soto fue el preludio del carnaval segoviano, que vivirá esta tarde noche su primer gran desfile de comparsas. Los niños volverán a tener protagonismo la jornada del lunes, con su propio desfile y su tarde dedicada a todo tipo de juegos.

En Cuéllar, los escolares también abrieron ayer las celebraciones del carnaval, con unos alegres y coloridos pasacalles y desfiles en los que realizaron sus vistosos disfraces, la mayoría de ellos realizados especialmente para la ocasión. En el colegio Santa Clara, un año más la temática coincide con el hilo conductor del curso, que este año es '¿Damos la vuelta al mundo? Let's go!' durante los últimos días, cada uno de los cursos ha trabajado sobre la temática de su país. Además, algunos alumnos elaboraron ellos mismos sus disfraces. No sin nervios, los actos en el centro comenzaron ya en el recreo, donde pudieron disfrutar de un almuerzo ofrecido por la Ampa, mientras disfrutaron de baile y música. Seguidamente fueron a sus aulas, donde se pusieron sus disfraces, para después ir saliendo por cursos y realizarse las fotografías de grupo de rigor. En torno a la una de la tarde, comenzaba el pasacalles, en el que muchos familiares no dudaron en disfrutar del colorido espectáculo en el que varios países brillaron de la mano de los alumnos. Los más pequeños, los de primer curso de Infantil, lucieron volantes de varios colores emulando a los carnavaleros brasileños, mientras abrían un desfile, seguido por los alumnos de segundo de Infantil, ataviados con trajes típicos de Senegal, para seguir por los mayores de Infantil, con trajes de México. Los alumnos de primero de Primaria lucieron saris de India, mientras que los de segundo representaron a España con trajes de flamencos. Las matrioshkas no faltaron entre los alumnos de tercero, ataviados como rusos; mientras que las góndolas venecianas hacían referencia a Italia en los trajes de los niños de cuarto. Los de quinto rindieron su particular homenaje a China, portando incluso un dragón de cartón y realizando su danza, tan tradicional en algunos festivales del país. Cerraban el desfile los mayores, de sexto curso, ataviados como la guardia real británica.

En el colegio La Villa, los alumnos aprovecharon sus disfraces para concienciar sobre la importancia del agua en la sociedad y ese fue el tema que centró su carnaval. Con los profesores ataviados como macetas, los pequeños se disfrazaron de peces, soles, arcos iris, lluvia, gotas de agua, distintas criaturas marinas… pero también hubo un espacio para la reivindicación, con sanitarios y peces envueltos en plásticos y redes, dando así a conocer la importancia de no tirar residuos ni realizar vertidos a nuestros ríos y mares.

También en el colegio San Gil los pequeños disfrutaron de su celebración realizando su pequeña vuelta al mundo, uno de los temas sobre los que giran las actividades de este año en el centro. Las celebraciones comenzaron con una chocolatada, ofrecida por el Ampa a todos los pequeños, que se vistieron sus disfraces y se fueron realizando fotografías de grupo.