Cuéllar tapia las casas de Niñas Huérfanas tras el desalojo de una familia 'okupa'

Fachada de viviendas de Niñas Huérfanas. /M. R.
Fachada de viviendas de Niñas Huérfanas. / M. R.

Los grupos de la oposición critican la gestión que el gobierno del PP está haciendo con los 24 pisos de realojo

Las puertas de acceso a los portales de las viviendas del complejo de Niñas Huérfanas amanecieron esta semana tapiadas con ladrillo, una medida tomada por el Ayuntamiento, propietario del edificio, después de que una familia ocupara una vivienda, aunque fue desalojada apenas unas horas después por la Policía Local.

Los hechos han sido criticados por los grupos de la oposición, aunque no tanto como la gestión que el equipo de gobierno del Partido Popular lleva haciendo con las viviendas desde su construcción. En concreto, y una vez finalizadas, fueron recepcionadas por el Ayuntamiento en mayo de 2011, «en vísperas de las elecciones municipales», tal y como recuerdan desde Izquierda Unida. La coalición apunta que el Partido Popular, «en plena campaña electoral», repartió un folleto en el que «se decía que, con su venta, el Ayuntamiento iba a ingresar un dinero y sería uno de los más saneados de España», ante lo que apostillan que «para estar en campaña, no estaba mal». Sin embargo, señalan que el tiempo ha demostrado «la tomadura de pelo por parte de este partido a las personas de este municipio».

Desde Izquierda Unida apuntan que han exigido «una y mil veces» la puesta a disposición de esas viviendas a la ciudadanía con bajos recursos, «y las respuestas que hemos recibido han sido de lo más curiosas», señalan, aunque se muestran indignados ante la última aportada por el alcalde, que, según señalan, dijo que «hay que esperar a que el mercado demande vivienda» y que «vemos que los promotores inmobiliarios tampoco venden los activos construidos».

La respuesta no ha hecho más que ahondar en el malestar de Izquierda Unida, que recuerdan que un ayuntamiento «ni es una inmobiliaria, ni puede especular con unas viviendas que fueron creadas con una función social clara», aunque según apuntan desde la coalición, «por lo que está dando a entender, al Partido Popular, estas personas le interesan poco o nada, y están más por esperar a que los constructores vendan sus activos inmobiliarios construidos, que por hacer algo por las personas», destacan. También desde Izquierda Unida denuncian que, al no estar adjudicadas, las viviendas sufren un deterioro, ocasionando gastos en vez de ingresos al Ayuntamiento.

Rapidez

Sobre la ocupación ilegal de una de las viviendas, que fue desalojada a las pocas horas por la Policía Local, desde IU se preguntan por qué «no se procede con la misma rapidez en otra vivienda que ya denunciamos en su día, situada en la plaza Mayor, propiedad del Ayuntamiento». Ante este caso se cuestionan si esto «quizás no se hace por la relación que tiene la persona que la ocupa con el concejal de Patrimonio».

Por último, apuntan que, a su juicio, ninguna de estas situaciones «tan desagradables» se darían si las 24 viviendas de Niñas Huérfanas «fueran destinadas a lo que realmente fueron construidas», es decir, como viviendas sociales, y anuncian que lo seguirán incluyendo en su programa electoral y «a ver si desalojando a los actuales inquilinos del ayuntamiento, esto por fin mejora». También desde el PSOE han criticado la situación del complejo, apuntando como principal causa la «incapacidad absoluta y manifiesta del equipo de gobierno del Partido Popular para poner a la venta las 24 viviendas de Niñas Huérfanas». Su portavoz, Carlos Fraile se preguntaba «qué ha estado haciendo el equipo de gobierno para tener bloqueadas estas viviendas desde el año 2012». Así, los socialistas cuellaranos indican que «la constatación del fracaso y de la incapacidad del equipo de gobierno, se ha evidenciado con el tapiado con ladrillo de los portales, para evitar ocupas, como ocurrió hace unos años y la semana pasada», y lamentan que los 24 pisos «se han hecho viejos antes de usarse», además de denunciar que la urbanización cuenta con numerosos y visibles desperfectos en su cubierta.

Desperfectos

Fraile señaló como «inconcebible» que el equipo de gobierno no haya aún arreglado esos desperfectos, teniendo en cuenta que tiene el aval retenido de la constructora, «lo que sufragaría la mayor parte». A su juicio, se trata de una cuestión de voluntad política, que el Partido Popular de Cuéllar, «con su alcalde a la cabeza, no ha tenido, y siempre ha actuado con desidia y demagogia al respecto». Para los socialistas, las 24 viviendas habitadas supondrían un «verdadero impulso para la zona», y, al ser viviendas de protección oficial «darían la posibilidad de acceder a ellas a jóvenes que quieran emanciparse y adquirir una vivienda». Y no se olvidan de la «venta de humo del alcalde», cuando en 2009 ya anunció la adjudicación de las viviendas «con brevedad».