El PP de Cuéllar aprueba en solitario la subida de la tasa de agua

Pleno del Ayuntamiento de Cuéllar, reunido este viernes./M. R.
Pleno del Ayuntamiento de Cuéllar, reunido este viernes. / M. R.

Los grupos de la oposición, PSOE e IU, critican el aumento sin que haya contrato en vigor y antes de contar con un estudio para la gestión

MÓNICA RICOCuéllar

Desde el próximo mes de abril los vecinos de la villa verán incrementado su recibo del agua en un 63% en el apartado referido a la tasa de alcantarillado, una medida propuesta por el equipo de gobierno y que el Partido Popular aprobó este viernes en solitario en el pleno extraordinario. Los votos en contra de PSOE e Izquierda Unida expresaron su disconformidad con la propuesta.

Desde la oposición se criticó que la subida llegue en este momento, cuando aún no se cuenta con un contrato en vigor para la gestión del agua, por lo que PSOE e IU achacaron al equipo de gobierno que era «empezar la casa por el tejado».

La parcela del centro de salud ya está en el inventario del Ayuntamiento

En lo que sí estuvieron de acuerdo los tres grupos políticos en esta sesión de pleno municipal fue en la rectificación del inventario de bienes y derechos del Ayuntamiento. En la relación se han incluido altas de inmuebles urbanos y varias parcelas normalizadas, un acto que posibilita que desde la secretaría municipal se certifiquen como inscritas esas parcelas, y que era necesario para la cesión a la Junta de Castilla y León y la construcción del futuro centro de salud. Izquierda Unida pidió que Junta y Ayuntamiento se coordinen mejor, tras las declaraciones de los últimos meses, puesto que «a veces se duda de si hay interés» y, señaló Castaño, la cesión se está dilatando demasiado, por lo que pidió agilidad. Del mismo modo, el grupo del PSOE solicitó más rapidez, además de que «la Junta se desdiga, le dé la razón y licite el proyecto, aún no teniendo plena disposición de los terrenos».

El concejal de Izquierda Unida, Alberto Castaño, señaló la necesidad de realizar un estudio serio para la gestión directa del agua, y detalló que en los estudios existentes los costes no son «creíbles ni reales», por lo que puede haber «sorpresas» a la hora de adjudicar el servicio. Asimismo, señaló que desde su punto de vista la gestión privada únicamente sirve para que la empresa se lucre.

Castaño recordó que el servicio del agua se viene realizando por una empresa sin contrato en vigor desde hace cinco años, por lo que pidió al Partido Popular que esperen unos meses más para licitarlo y que incluyan en su programa electoral la privatización del servicio y que fueran quienes gobiernen a partir de junio los que decidan la forma de gestión y los costes del servicio, por tanto si el recibo sube o no.

Para el portavoz del PSOE, Carlos Fraile, la aprobación de la tasa es la culminación «de un auténtico fiasco» en la gestión del servicio de agua. Apuntó la «falta de rigor absoluto» al no contar con contrato en vigor, tal y como había dijo antes Castaño. Además, el socialista recordó que la mala depuración anterior obligó al Ayuntamiento a hacer frente a un pago de más de 90.000 euros como canon de vertidos.

Señaló Fraile que el equipo popular ni siquiera se había planteado estudiar de manera real la gestión pública, y destacó que «a cuatro meses de las elecciones se plantean sacar el pliego y privatizar», una cuestión que, dijo, «es irresponsable y oportunista». También comentó que vecinos como los del barrio de San Gil siguen bebiendo agua proveniente de tuberías de plomo y fibrocemento.

Respecto a la subida en el recibo, para los socialistas es «totalmente desproporcionada e injusta» de cara a la economía de las familias, y Fraile instó al alcalde a conocer cuánto han subido las nóminas de los vecinos de Cuéllar para poder hacer frente al aumento en la tasa.

«Coherentes y sensatos»

El alcalde Jesús García replicó que es «la primera subida de tasas e impuestos en ocho años». Señaló que la subida del alcantarillado aumenta en su cuota fija y en el segundo tramo, es decir, con un consumo a partir de 18 metros cúbicos, y que la tasa de suministro únicamente lo hará en el segundo tramo, para aquellos que gasten entre 18 y 52 metros cúbicos «en torno a un 20%». Con ello, explicó, se quiere conseguir un aumento en la recaudación total del agua, debido a que el gasto ha aumentado por el nuevo sistema de depuración, y conseguir ampliar una cifra que en la actualidad se sitúa en los 817.273 euros.

«Hemos sido coherentes y sensatos», aseguró, porque en abril, cuando entren en vigor estas tasas, serán 17 los meses que el Ayuntamiento lleva gestionando la planta de depuración sin incremento en el recibo; y apuntó que la subida «está más que justificada», como otras anteriores a su gobierno de hasta un 40% «porque el tratamiento de depuración se iba a cambiar».

Respecto a la privatización del servicio, apuntó que la capacidad de gestión de la empresa privada no es comparable con la pública «porque reparte los gastos entre distintas plantas», y dijo que el equipo municipal es consciente de la realidad social, lo que se demuestra con los «ocho años sin subir impuestos ni tasas». También aseguró que la capacidad y la competencia «hay que demostrarla» y pidió a la oposición más rigor y seriedad.

Durante el debate también tomó la palabra el concejal del equipo de gobierno Luis Senovilla. Se dirigió a Fraile indicando que en los últimos meses se ha dedicado a «minusvalorar el trabajo de la corporación» en distintos aspectos y a través de descalificaciones. Y Fraile respondió que las declaraciones dentro del debate sobre las tasas habían sido «oportunistas» y que el concejal había sido «poco elegante y cortés». También intervino el concejal del PSOE Ángel Carlos Hernando, quien indicó al alcalde que pensaba que se había equivocado al permitir intervenir en el debate para descalificar, aunque el regidor señaló que únicamente había sido «un repaso de las actitudes de Fraile».