Uno de cada cuatro castellanos y leoneses asistió a un festejo taurino en 2017

Participantes en la mesa redonda de las XXIII Jornadas Taurinas de Castilla y León./E. N.
Participantes en la mesa redonda de las XXIII Jornadas Taurinas de Castilla y León. / E. N.

Ana Alvarado, del Club Taurino de Londres, cree que «hay que pasar al ataque» frente a los animalistas

M. A. LÓPEZSegovia

Castilla y León es la segunda comunidad de España en número de espectáculos taurinos anuales, de forma que la tauromaquia en la comunidad «constituye un recurso relevante desde la perspectiva económica y cultural», según consta en la web de la Consejería de Cultura y Turismo. El dato concreto lo ha ofrecido este miércoles el secretario general de la Consejería, José Rodríguez Sanz-Pastor, que ha inaugurado en Segovia las XXIII Jornadas Taurinas de Castilla y León: en 2017, en la comunidad se celebraron 2.345 espectáculos taurinos, de los que casi un tercio, 893, fueron probadillas, capeas o suelta de vaquillas, y una cuarta parte, 693 en total, encierros urbanos.

La estadística taurina regional indica que el año pasado hubo 53 corridas de toros, 35 novilladas con picadores y 60 sin picar, 52 corridas de rejoneo y 26 becerradas. Pero el dato más significativo, diferenciador, lo ha citado José Rodríguez antes de la apertura de las jornadas en el recinto de San Juan de los Caballeros. «La tauromaquia es una realidad social en Castilla y León, donde más del 23% de la población asiste a lo largo del año a algún espectaculo taurino, más del doble de la media nacional, que es el del 9,5%», ha manifestado.

El secretario general de Cultura ha explicado que estas jornadas, que ha organizado la Consejería este año con el título de 'La dimensión internacional de la tauromaquia' son un anticipo de lo que este jueves abordarán los participantes en el congreso internacional que se celebrará en Murcia, con la asistencia de todos los que han intervenido en la mesa redonda de Segovia, como el moderador, el periodista Antonio Petit; el hispano-venezolano William Cárdenas, presidente de la Asociación Internacional de la Tauromaquia; François Zumbiehl, vicepresidente del Observatorio Francés de las Culturas Taurinas; Helder Milheiro, secretario de la Federación Portuguesa de Tauromaquia, y Ana Alvarado, profesora y socia del Club Taurino de Londres.

En la inauguración de las jornadas, José Rodríguez ha indicado que en el medio rural la actividad taurina y ganadera asociada al toro de lidia es «una absoluta necesidad» y tiene trascendencia económica, social y medioambiental, pues contribuye a mantener «la riqueza del medio ambiente en las dehesas», además de que la tauromaquia es una cultura que tiene referencias en todo el arco mediterráneo desde hace más de 3.000 años y «está imbricada en nuestra realidad», y por eso se ha considerado oportuno centrar esta edición en la dimensión internacional, en un coloquio para ver cómo se vive en España y en otros países.

Según ha dicho, en este momento en que está en proceso la declaración por la Unesco de la tauromaquia como patrimonio inmaterial de la humanidad, «su defensa y promoción no puede ni debe hacerse a nivel local», y es necesario «reaccionar ante este patrimonio cultural inmaterial de forma global», para lo que es «imprescindible que las distintas asociaciones de carácter internacional pongan en común esa defensa y esa cultura».

El moderador del coloquio, Antonio Petit, ha incidido en esta dimensión internacional de la tauromaquia al comentar que existen «infinidad» de clubes y asociaciones en «un centenar de países donde no existe actividad práctica de la tauromaquia», y los ejemplos que ha citado son los de una cátedra llamada Ignacio Sánchez Mejías en una ciudad del sur de Argentina donde no hay espectáculos de toros, la Escuela Taurina de China o el Club de Londres, un ejemplo al canalizar la afición de países del norte de Europa y de Norteamérica.

Al Club Taurino de Londres pertenece Ana Alvarado, quien al ser preguntada por cómo han de defenderse de las críticas de las asociaciones y grupos animalistas al mundo taurino ha manifestado que «más que defenderse habría que atacarles. Si en Gran Bretaña, Estados Unidos, Noruega o Suecia y otros países, donde hay 14 clubes taurinos, estan abordando este tema de la tauromaquia con tanta afición y entusiasmo, nosotros deberíamos quitarnos los complejos y atacar directamente en vez de defendernos; es lo que yo pienso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos