CSIF advierte del uso de bilingüismo como medida de segregación escolar

Inauguración de la jornada en el ágora del campus María Zambrano. /El Norte
Inauguración de la jornada en el ágora del campus María Zambrano. / El Norte

Educación dará a conocer este mes los resultados de la evaluación de los diez años de aplicación del programa

EL NORTESegovia

El uso del bilingüismo como una medida política que fomente la segregación en los diferentes centros escolares es uno de los riesgos de este modelo educativo y una de las principales «preocupaciones» de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), según expuso ayer en declaraciones recogidas por Efe la presidenta de Educación del sindicato en Castilla y León, Isabel Madruga, durante la jornada ‘Análisis del nuevo modelo de plurilingüismo en Castilla y León’, organizada por CSIF en el campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid en Segovia.

Madruga remarcó que para que el plurilingüismo sea un modelo viable «tiene que llegar a todo el alumnado» y «no puede dejar por el camino a alumnos con necesidades educativas especiales».

Por eso, a juicio de la responsable de CSIF, el primer paso sería celebrar una mesa monotemática en la que se negocie el modelo de educación bilingüe actual que, tal y como ha recordado, «fue impuesto» en 2007, después las administraciones deben de mostrar su compromiso con partidas presupuestarias para el desarrollo del sistema. El sindicato ya ha recopilado una batería de peticiones y propuestas, la mayoría sobre las condiciones sociolaborales del profesorado, que según ha detallado pasan desde el reconocimiento económico y administrativo de la función que desempeñan en las secciones bilingües hasta una formación que incluya un sistema de estancias «remuneradas» en el extranjero durante el periodo lectivo.

El director general de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, Jesús Manuel Hurtado, adelantó al respecto que antes de Semana Santa se celebrará una reunión de la mesa sectorial en la que se darán a conocer las conclusiones de los diez años que lleva implantado el bilingüismo en Educación Secundaria, tal y como se ha hecho con Primaria.

Hurtado indicó que la previsión es que en abril se inicien las negociaciones para elaborar la memoria económica y un calendario de implantación que guíe el funcionamiento del modelo.

Por último, la directora general de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación, Pilar Garcés, remarcó que este proyecto «no tiene que asustar» porque no pretende que todo el mundo tenga un nivel C1 de un día para otro cuando, según ha manifestado, «se tardan 18 años en aprender el idioma propio».

Garcés destacó, en declaraciones recogidas por Ical, que su departamento ha puesto en marcha medidas como las becas para la acreditación de un idioma para los alumnos de los estudios de Secundaria, a partir de un B-2 de cualquier idioma.

La red autonómica dispondrá, con las incorporaciones aprobadas para el curso 2018-2019, de 654 secciones lingüísticas, distribuidas en 523 colegios e institutos, casi la mitad de todos los centros de Primaria y Secundaria, y también hay 37 centros British, acogidos al convenio del Ministerio de Educación con el British Council.

Castilla y León es la segunda comunidad con más alumnos en enseñana bilingüe, sin tener en cuenta los idiomas cooficiales, y la única con un Centro de Formación del Profesorado en Idiomas de carácter autonómico, para potenciar la internacionalización de los programas bilingües y de los centros.