Cruz Roja alerta de que las situaciones de vulnerabilidad «se cronifican» en la provincia

Isabel Gómez, José Ignacio de Luis y el secretario de Cruz Roja Jesús Collado. /Antonio de Torre
Isabel Gómez, José Ignacio de Luis y el secretario de Cruz Roja Jesús Collado. / Antonio de Torre

La organización atendió durante 2018 a más de 28.000 personas, la mayoría beneficiarios de años anteriores

QUIQUE YUSTESegovia

La crisis económica que sufrió España durante los últimos años de la pasada década y los primeros de la actual no se está cobrando nuevos afectados en la provincia de Segovia. Al menos, eso se deduce de la memoria presentada por Cruz Roja, organización que, sin embargo, mantiene su atención a un importante número de perjudicados por la crisis que siguen en situaciones de vulnerabilidad. Durante el último año se ha reducido el número de personas nuevas atendidas por la ONG en la provincia, pero las que permanecen bajo el radar de Cruz Roja no terminan de mejorar sus condiciones de vida. «Llega muy poca gente nueva, como pasaba estos años de la crisis, pero las personas que atendemos llevan con nosotros muchos años», explica José Ignacio de Luis Páez, delegado especial del comité provincial de Cruz Roja, quien considera que la situación de buena parte de los atendidos por la institución «se ha cronificado».

A lo largo de 2018 fueron atendidas un total de 28.432 personas, un número similar al de años anteriores. De ellas, la mitad (14.172) corresponde al número de personas beneficiarias de los planes con que cuenta la organización, mientras que la otra mitad (14.260) han participado en las distintas acciones de sensibilización y educación desarrolladas a lo largo del año en la provincia.

El plan de intervención social de Cruz Roja es el que más usuarios tiene, con casi 6.000 beneficiarios (5.938). De ellos, el 43%, alrededor de 2.400, se encuentran en situación de especial vulnerabilidad, el 31% son personas mayores y el 9%, inmigrantes. También se benefician del plan de intervención social mujeres en dificultad social por haber sido víctimas de violencia de género, personas con discapacidad y solicitantesde protección internacional.

El programa de personas mayores es el que más usuarios nuevos ha añadido durante 2018, año en el que se beneficiaron de la atención de Cruz Roja más de 1.700 mayores, casi medio millar más que en 2017. En total se realizaron más de 26.700 intervenciones con proyectos vinculados, por ejemplo, al apoyo temporal a familias con personas a su cargo, al apoyo y localización de personas con funciones cognitivas deterioradas, a la atención a personas en proceso de envejecimiento o la ayuda a domicilio complementaria para personas mayores. El incremento de este tipo de usuarios se debe, según Isabel Gómez, coordinadora provincial de Cruz Roja, a dos factores. Por un lado, a la población cada más envejecida con la que cuenta Segovia y, por otro, al esfuerzo que desde hace años hace la institución por llegar a puntos de la provincia donde antes no conseguía prestar atención.

Para lograr cubrir todos los puntos de la provincia Cruz Roja cuenta con un comité provincial con sede en Segovia capital, seis asambleas comarcales en Cuéllar, Cantalejo, Riaza, Nava de la Asunción, Villacastín y El Espinar, así como presencia en otras veinte localidades de Segovia. «No puede quedar ningún punto de la provincia sin atender», subraya José Ignacio de Luis, quien pide a los vecinos de Segovia, especialmente a los más jóvenes, que colaboren con Cruz Roja al tratarse de una labor «más sencilla de lo que parece». En muchas ocasiones consiste en detectar a personas que necesiten la atención de la institución.

Infancia y empleo

Además del plan de intervención social y del programa de personas mayores, Cruz Roja también cuenta con proyectos de infancia en dificultad social, de los que se han beneficiado 542 personas. Entre las medidas del programa se encuentra el acogimiento familiar, el acompañamiento socioeduactivo en jóvenes o la intervención familiar con infancia en riesgo. En materia de empleo, Cruz Roja ha trabajado con 863 personas, un número inferior al de años anteriores como consecuencia, según De Luis, de la mejora del mercado laboral. En este apartado, Isabel Gómez señaló que se ha conseguido alcanzar un grado de inserción laboral del 52%, mayor en mujeres que en hombres, y que cada son más los empleos conseguidos que superan los seis meses de duración. Durante 2018 la institución también ha trabajado en materias como la cooperación internacional, la formación (con 285 cursos impartidos), el medio ambiente (con 194 intervenciones) o la atención de inmigrantes (con 484 personas beneficiarias).

Para poder atender a las más de 28.400 personas, Cruz Roja cuenta con un presupuesto de 2,8 millones de euros, dinero que procede en un 45% de las subvenciones, en un 35% de las cuotas de los socios y de otras actividades de la institución. En la actualidad, Cruz Roja en Segovia cuenta con un total de 861 voluntarios, a los que hay que sumar los 7.255 socios. La entidad cuenta con 62 trabajadores para poder desarrollar los distintos programas a lo largo de la provincia.