Crece la oposición ciudadana a la apertura de una casa de apuestas

Pintada contra la futura casa de apuestas. /M. Rico
Pintada contra la futura casa de apuestas. / M. Rico

Aparecen pintadas contra la instalación del negocio, en el número 35 de la avenida Camilo José Cela

MÓNICA RICOCuéllar

Aunque aún se encuentra en construcción, la futura instalación de una casa de apuestas en la localidad continúa provocando el rechazo de buena parte de la sociedad cuellarana. El pasado mes de febrero eran unas esquelas instaladas en paredes y farolas del municipio las que alertaban sobre este negocio, este fin de semana la manifestación contraria a su instalación se ha realizado en forma de pintada.

En un edificio situado justo frente al lugar en el que se está construyendo la infraestructura que albergará previsiblemente el negocio, han aparecido dos frases contrarias al mismo. 'Fuera la casa de apuestas' y 'ludopatía es la nueva heroína'. Desde que se conoció la próxima construcción e instalación de un salón de juegos con bar en la villa, han sido múltiples las opiniones contrarias a la llegada al municipio de este tipo de negocios, hasta el momento inexistentes. A los comentarios entre vecinos o amigos, se sumaron, el pasado mes de febrero, los de uno o varios vecinos que llenaron farolas y paredes de una esquela en la que se mostraban en contra de estas instalaciones.

En estos papeles, que se colocaron prácticamente por todo el municipio, se apuntaba que desde hace tiempo las casas de apuestas han empezado a inundar las ciudades y los pueblos más humildes, detallando que «cientos de personas contribuyen a acrecentar los beneficios de estos negocios. Mientras nos reducen a una vida precaria, mientras nuestros salarios son cada vez más bajos, mientras nos quitan la sanidad y la educación, mientras no tenemos pensiones dignas, nos empujan hacia este tipo de ocio».

En ese texto se alertaba de que «el futuro de los barrios, los pueblos y la juventud no pueden depender de este tipo de negocios, de casinos, de casas de juego, de salones de apuestas. La ludopatía no es sólo un problema psicológico, es un grave problema social y familiar que afecta a miles de personas». En este sentido también se manifiesta una de las consignas que apareció ayer en forma de pintada frente al lugar donde se construye la futura sala de juegos, cuando habla de que «la ludopatía es la nueva heroína», en referencia a la grave adicción que suponen ambas.

Controversia

La polémica sobre la instalación de la casa de apuestas en el municipio comenzó en noviembre del año pasado. El día 16 de ese mes, un decreto otorgaba a la Alcaldía la competencia para adoptar la pertinente resolución en relación con el expediente de salón de juegos con bar, que se ubicará en el número 35 de la Avenida Camilo José Cela, tramitado a instancia de Hermadur. A través del mismo, se aprobaba el proyecto de ejecución y el anexo de documentación complementaria visados por el colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León, ante lo cual se le concedía el correspondiente permiso de inicio de obras.

Ese mismo mes, la polémica llegaba al pleno municipal, de la mano de Izquierda Unida, que presentó una moción para la prevención de la ludopatía por la proliferación de negocios de juego y apuestas. La moción no salió adelante con los votos en contra del Partido Popular, desde cuyas filas se señaló que era una moción tipo y que invitaba a no cumplir la ley, en lo referente a limitar la apertura de negocios de este tipo. Sí se mostraron favorables a apoyar campañas de sensibilización contra la ludopatía, «pero no saltándonos la ley».

La única competencia que tiene el Ayuntamiento respecto a la construcción y puesta en funcionamiento de este negocio es la de otorgar licencia ambiental y licencia de obras, puesto que el local donde se pretende instalar es de nueva construcción. Para ello, la empresa gestora necesitaba una autorización previa de la Junta de Castilla y León, con la que se cuenta, por lo que desde el Consistorio se aprobó la licencia. En lo que se refiere a la licencia de actividad, será la delegación territorial de la Junta en Segovia la encargada de la tramitación.

Una vez que el edificio esté construido y antes de su puesta en funcionamiento, la empresa necesitará la licencia de primera ocupación. Entonces tendrán que presentar el cumplimiento de varios requisitos, que son exigidos también por el gobierno regional. Existen 25 condiciones legales que tendrán que cumplir para su apertura, y la primera de ellas es la autorización para la instalación del salón de juegos, con lo que ya cuentan. Antes de otorgar el permiso de apertura y funcionamiento, la Delegación Territorial ordenará girar visita de inspección a local. El aforo máximo que consta en el proyecto es de 160 personas.