Copese empezará a producir a finales de mayo en el centro integral cárnico de Villacastín

Naves del centro integral cárnico en Villacastín./Pedro L. Merino
Naves del centro integral cárnico en Villacastín. / Pedro L. Merino

La sede de las Salinas, en Coca, se transformará para albergar la fábrica de elaborados, así como una división estratégica de i+D+I

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Los trabajos para acondicionar las naves que ocupa el grupo Copese en Villacastín entran en su recta final. La dirección de la compañía agroalimentaria emplaza «a finales de mayo» el inicio de la actividad el centro integral cárnico adquirido por la empresa caucense. Estas instalaciones, situadas a escasos 300 metros del polígono industrial Valdeherrera, va a ser un balón de oxígeno para el empleo y la economía de esta zona de la provincia.

La previsión que maneja el alcalde de localidad 'anfitriona', Jesús Grande, es que el centro eche a andar con unos doscientos puestos de trabajo. En la actualidad, la plantilla está compuesta por 233 personas, incluidas todas las líneas de producción de la que consta la compañía, que van desde los piensos o la gestión de las granjas hasta la elaboración de los alimentos cárnicos que se distribuyen y comercializan en los expositores de venta al público. El grupo controla todo el proceso productivo, subrayan sus representantes.

Copese anticipa que con la apertura de su centro integral cárnico de Villacastín también se plantea la voluntad de aumentar el personal en función de las necesidades derivadas de los proyectos a desarrollar, teniendo en cuenta que la principal actividad prevista en las nuevas instalaciones será la destinada a la producción cárnica. La prioridad de la compañía en este capítulo es que las contrataciones se hagan en la zona para cumplir así con «la máxima» de generar empleo en la provincia, según apuntan sus portavoces.

La nueva plataforma albergará todas las fases del área de artículos frescos, como el sacrificio, la sala de despiece, el envasado y la logística. Estas tareas se vienen realizando en las instalaciones de Las Salinas (en Coca), que a su vez se transformarán para albergar en ellas una fábrica de elaborados, así como un área de semielaborados y quinta gama dirigido por el departamento de I+D+i, nueva división estratégica en la que la compañía confía para impulsar su crecimiento.

La dirección de Copese confía en que este paso adelante le permita ser más competitivo en los mercados existentes y en los nuevos que se prevén abrir. Además, con la puesta en marcha de la nueva fábrica de piensos y las instalaciones cárnicas de Villacastín, se potenciarán todas las áreas de la empresa, aumentando el empleo y consolidando los puestos existentes en toda la compañía.

Cabe recordar que la adquisición del centro integral cárnico de Villacastín se hizo de rogar. Tras una larga espera, el pasado septiembre, un juzgado madrileño autorizó al grupo segoviano la compra de las instalaciones. Desde ese momento, los responsables de Copese se pusieron manos a la obra para acondicionar y equipar las naves.

En el origen del centro, en 2003, estuvieron la cooperativa Avícola Ganadera Segoviana (Avigase), Caja Segovia, Ganaderos Reunidos Segovianos (Garese), Proinserga (salió de la iniciativa en 2004) y otras sociedades pequeñas. Las obras fueron inauguradas en enero de 2009 con una previsión de ingresos de 55 millones de euros si se lograban comercializar veinte millones de kilos de carne. Pero en apenas tres años llegó la quiebra y el cierre del centro, declarando el Juzgado número 2 de Segovia el concurso de acreedores en diciembre de 2011.