La concentración motera de Cantalejo supera los 8.300 participantes

Los moteros dejan Cantalejo, al mediodía de ayer. Volverán en enero de 2020. /A. de Torre
Los moteros dejan Cantalejo, al mediodía de ayer. Volverán en enero de 2020. / A. de Torre

La organización de La Leyenda Continúa da por consolidada la cita, que se despide hasta enero de 2020

EL NORTESegovia

«Cantidad y calidad». Con estas dos palabras resumía ayer el alcalde de Cantalejo, Máximo San Macario, la cuarta edición de La Leyenda Continúa, que terminó con más de 8.300 moteros participantes, cifra que supera con creces los 7.000 registrados en el año 2017, hasta ahora la edición más exitosa después de que las nevadas del año pasado redujeran drásticamente la participación en la convocatoria de 2018.

La satisfacción entre los organizadores es, pues, muy grande, en palabras del presidente del motoclub La Leyenda Continúa, Mariano Parellada, que estaba exultante. «En el motoclub estamos encantados. Ha sido, sin lugar a dudas, la edición más exitosa, junto a la del 2017. Todo se ha desarrollado según el programa previsto, la afluencia de motoristas ha sido masiva y no ha habido incidencia alguna, que es lo más importante», declaró ayer.

La organización hablaba el sábado de 7.500 inscritos, pero ayer se superaron los 8.300. También han contado con muchos participantes las excursiones a los pueblos amigos: Turégano, Sacramenia y San Pedro de Gaíllos. «Pero las cifras no son lo más importante. Lo más importante es el buen comportamiento, la camaradería, la convivencia y las buenas sensaciones que la concentración deja entre todos los motoristas. Nos han felicitado por la organización, por el lugar y por el éxito de las actividades programadas, y eso, para nosotros, es lo mejor de todo», afirmó.

La Leyenda Continúa lleva celebrándose en el pinar de Cantalejo cuatro años. En 2016, el primero, no contó con mucho realce, pero la segunda edición desbordó las expectativas, con 7.000 participantes. La tercera edición, la correspondiente al año 2018, estuvo marcada por las nevadas de los días previos y las inscripciones se resintieron. El éxito de la cuarta Leyenda ha servido para demostrar que la concentración ha venido a la provincia de Segovia para quedarse.

Cerca de ocho hectáreas de pinar y 60 toneladas de leña han proporcionado cobijo y calor a los moteros, que aprovechan la ocasión para compartir experiencias, viajes, aventuras y hacer nuevos amigos con los que, como mínimo, comparten la pasión por el motor y la carretera. La Leyenda Continúa ya se ha consolidado dentro del mundo del motociclismo, pues cuenta con participantes de toda Europa y parte del mundo. Igualmente, esta última edición, que concluyó a mediodía de ayer, ha permitido a Cantalejo convertirse en un referente para el medio rural. «Con pocos recursos y muchas ganas se puede generar riqueza y empleo en el medio rural», dijo la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que visitó la concentración el sábado.

La ministra valoró iniciativas como la concentración de motos en Cantalejo porque ayudan «mucho» a la localidad segoviana y su comarca. «Este fin de semana, el municipio deja de ser un pequeño pueblo para convertirse en una ciudad y acoger a moteros de toda España y de Europa», se felicitó. En ese sentido, el alcalde de Cantalejo, Máximo San Macario, agradeció la visita de la ministra, quien estuvo acompañada por la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, y la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, por el «pequeño gesto» de acordarse de su localidad. A su juicio, ha llegado el momento de pasar página y continuar con los lamentos y las críticas a los políticos abandonan el medio rural. «Todas las administraciones deben remar en la misma dirección para que los pueblos tengan vida», declaró. No en vano, recordó que el medio rural es el «granero, la despensa y el pulmón» de las grandes ciudades, por lo reclamó revertir ese beneficio social para los pueblos.

El presidente de La Leyenda Continúa, Mariano Parellada, también valoró que las «altas esferas de la política» se acuerden de la concentración motera en Cantalejo porque «esto es una cultura motera, algo especial que hay que conservar». Añadió que, tal y como se puede comprobar, los participantes en estas citas moteras no son jóvenes sino personas con una cierta edad que viven la concentraciones como una «tradición, vocación y espíritu motorista que llevan desde hace muchos años», informa Ical.

 

Fotos

Vídeos