Un complejo turístico exclusivo para adultos en Segovia se queja de que la Junta les exige cunas para bebes en sus suites

Un complejo turístico exclusivo para adultos en Segovia se queja de que la Junta les exige cunas para bebes en sus suites
Fotolia

Sus responsables aseguran que se están planteando cerrar «por las trabas» de una legislación «obsoleta»

El Norte
EL NORTESegovia

El portavoz de un complejo turístico ubicado en Santo Tomé del Puerto y exclusivo para adultos se queja de que pueden ser sancionados por la Junta de Castilla y León por no contar en sus suites con cunas para bebes. Carlos Sanz, representante de Artesa Suites&Spa, remarca que la legislación para apartamentos turísticos, aprobada hace dos años, está «obsoleta» y pone en jaque a este negocio, «que crea tres puestos de trabajo en el medio rural».

Sanz argumenta que Castilla y León tiene una legislación «sin sentido» al obligar a este establecimiento, que solo tiene clientes mayores de 18 años, a tener disponibles cunas para niños «por si las pidieran los clientes», cuando «no existe esa posibilidad». Asegura que hacer frente a esta dotación no es asumible para esta microempresa rural de seis habitaciones y tres trabajadores, informa Ical. Para los responsables de este establecimiento, la normativa actual de apartamentos vacacionales parece estar redactada como si fuera «de hace 60 años» porque da puntos, para ser de lujo, «el tener teléfono fijo en las habitaciones pero que se disponga de wifi». Otro requisito, afirma Sanz es «tener bañera», pero no se exige disponer de calefacción «en una provincia como Segovia».

El portavoz de la empresa señala que tuvieron que cerrar temporalmente porque se les obligó a contar con horno y lavadora, «de la que no disponía porque el 95% de los turistas pasan una o dos pernoctaciones» y «no lo demandaban». Además ello disponían de servicio de lavandería subcontratado con una empresa local y sala de lavandería en las instalaciones. Sanz explicó que este establecimiento da trabajo a tres personas, dos de ellas jóvenes que viven en el medio rural, y que de seguir así la cosas «seguramente se verá obligado a cerrar» porque es «insoportable esta trama burocrática» y todas las inversiones que deben hacer para adaptarse a medidas «cada vez más absurdas».