Los chicos y chicas del coro navero

Los miembros del Coro Avaned de Nava de la Asunción. /F. de la Calle
Los miembros del Coro Avaned de Nava de la Asunción. / F. de la Calle

La agrupación Avaned inició su andadura en 2015 y cuenta con 27 miembros de entre cuarenta y ochenta años

FERNANDO DE LA CALLENavas de la Asunción

Crear de la nada un coro de adultos en un entorno rural no es tarea fácil y hacerlo con gente sin experiencia musical y de varios pueblos diferentes, puede complicarlo aún más. Sin embargo, esto no fue obstáculo para que Francisco González Aguado se decidiera a intentarlo cuando se lo propuso el Ayuntamiento hace poco más de cuatro años y tras llevar más de seis como profesor de la Escuela de Música de Nava de la Asunción. En principio, dirigido a ofrecer a los padres de los niños matriculados una actividad más, para adultos», explica Francisco, o Fran, como le conoce todo el mundo. El primer año, en 2015, el coro se inició muy tímidamente, con apenas ocho o diez personas, pero ya se atrevieron con su primera actuación, una colaboración en la semana cultural navera. Al año siguiente la gente empezó a apuntarse y tras pedir colaboración en una actuación en la iglesia parroquial, la respuesta popular fue aumentando hasta los 25 ó 27 cantantes que forman actualmente la agrupación musical.

Aunque el director es de Etreros y vive en Santa María la Real de Nieva, la mayor parte de los componentes del coro Avaned son de Nava. Varios, acuden desde localidades cercanas como Santiuste de San Juan Bautista, Navas de Oro o la propia Santa María y sus edades son muy variadas, pues la mayor de ellos cuenta con más de ochenta años y el más joven con alrededor de cuarenta.

El nombre de Avaned también tiene su historia. «El primer año estuvimos sin nombre, pero luego vimos que iba creciendo y tomando importancia y tuvimos que buscar uno. Buscamos primero algo característico del pueblo, pero Nisio, uno de los del grupo, trajo la idea de Avaned, que leído de derecha a izquierda es Denava. Gustó y nos lo quedamos», recuerda Fran González.

«Un poco de oído»

El director destaca el importante número de mujeres con que cuenta Avaned; nota que a los chicos les cuesta más cantar delante de la gente y por eso no duda en animar a todos los que quieran unirse a ellos. «Estamos abiertos a la gente que le guste cantar y tenga un poco de oído, porque eso es fundamental», destaca González, quien indica que solo alguno de los componentes de Avaned tenía un mínimo de preparación musical cuando empezaron, por lo que la lectura de partituras se hizo impensable. «La forma de trabajo es grabarles la voz que tienen que cantar en un audio, se la mando por WhatsApp, ellos la escuchan y luego en el ensayo, repetir y repetir hasta que se la aprenden».

Juntos tan solo ensayan una vez a la semana en el local de usos múltiples navero. «Como solo ensayamos un día a la semana, les insisto mucho para que estudien, pero no siempre me hacen caso. Lo primero que hacemos nada más llegar es un calentamiento vocal y luego nos dedicamos a ensayar por voces, luego les toco la canción que sea con el teclado, ellos la repiten por trozos y poco a poco vamos uniendo las voces. Cuando se van acercando actuaciones, solemos quedar más veces para asentar lo que se está haciendo y que quede curioso», apunta el director del coro, que tiene algunos trucos de docente para mejorar el resultado final de las actuaciones. «Me gusta que suenen varias voces, pero siempre valorando el material humano que hay, intento adaptar las canciones a cuatro voces. Pero si no se puede lo hago a tres para que suene lo mejor posible. Y a veces con la ayuda de mi hijo, que toca el violín».

«Imprevistos»

En todos estos años han ido solventando las dificultades que supone crear un coro de la nada, aunque se han llegado a encontrar algunos imprevistos con los que no contaban. Es lo que les ocurrió poco antes de una actuación prevista en la iglesia parroquial de Nava; las autoridades religiosas se mostraron reacias a la actuación porque algunas canciones de su repertorio no eran religiosas, una condición que suele pedir el Obispado para permitir actuaciones musicales en los templos. «Eso corta un poco que se puedan hacer conciertos, porque en otras provincias sí que se ceden los templos. Son normas que hay que respetar, pero no lo entiendo porque un coro como el nuestro no hace nada irreverente»,recalca su director. Finalmente, decidieron ofrecer el concierto en la misma puerta de la iglesia. Pese a todo, las actuaciones dentro del templo de Nava se han vuelto a producir, ya que la sonoridad de estos edificios hace que sea uno de los enclaves donde más les gusta actuar.

Entre las actuaciones que más recuerdan están las que han realizado por diversos pueblos de la comarca. Destaca su participación, en los últimos cuatro años, en el certamen de villancicos que organiza el arciprestazgo de Coca- Santa María, cada año en un pueblo diferente. También las actuaciones conjuntas con la banda de música de Nava en el teatro Juan Bravo de Segovia. «Para nosotros fue muy emocionante porque estábamos empezando y fue muy importante».