La Catedral de Segovia inicia la restauración de la Sala de Santa Catalina

Capilla de Santa Catalina de la Catedral de Segovia./E. N.
Capilla de Santa Catalina de la Catedral de Segovia. / E. N.

El antiguo Museo Catedralicio será un espacio destinado a la exposición de diferentes objetos litúrgicos del templo

El Norte
EL NORTESegovia

La Sala de Santa Catalina de la Catedral de Segovia cierra sus puertas esta martes para iniciar un proceso de renovación total que tiene como objetivo una profunda reconversión en su organización como sala expositiva. El primer paso será empezar a retirar todas las piezas de orfebrería, muebles, expositores, tapices y demás obras de arte para vaciarse completamente antes de iniciar los trabajos de limpieza y renovación de los revestimientos en los muros, según informa el Cabildo.

El coste total de esta primera fase de las obras de adaptación asciende a 37.000 euros. El presupuesto incluye la instalación de medidas de seguridad para cumplir con la legislación en materia de salud e incendios. Los trabajos se prolongarán alrededor de tres meses.

El Cabildo espera que la sala remodelada esté lista en el año 2020

Tras haber sido aprobada la obra menor por la Ponencia Técnica de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Segovia, se procederá a la instalación de andamios en la capilla para sustituir el revestimiento del mortero del muro este que delimita con el claustro. Debido al mal estado en el que se encontraba y a los desprendimientos constantes, se eliminará el antiguo mortero en toda la superficie de cinco metros de ancho por seis de alto para después aplicar uno nuevo con cal hidráulica que permita la ventilación de la humedad y eliminación del salitre.

En el resto de los muros se colocará un andamio perimetral para realizar una limpieza mecánica con agua a baja presión para, a continuación, revisar todas las juntas de los sillares y sustituir los llagados de mortero de cemento que se encuentren en mal estado. Para finalizar este proceso de acondicionamiento de la sala se limpiará también la riquísima bóveda de crucería, tanto sus plementos, nervios como las claves.

La intervención que se llevará a cabo en esta antigua capilla, que cuenta con una superficie de 86 metros cuadrados y es de vital importancia arquitectónica como cuerpo bajo de la torre, no conllevará ninguna alteración, modificación arquitectónica o estilística.

Destinada a objetos litúrgicos

La Sala de Santa Catalina fue fundada como Museo Catedralicio el 24 de junio de 1924 por el obispo de Segovia, Manuel Castro Alonso. Cambiará por completo su interior para dar a conocer a segovianos y turistas la riqueza de los objetos litúrgicos del templo. El objetivo es mejorar en esta segunda intervención la exposición de la orfebrería y eboraria que actualmente se encuentra en la sala, y reunir otras piezas de alto valor conservadas en el templo.

Está previsto el diseño de nuevos expositores que mejoren la visualización e iluminación de las piezas que se colocarán a lo largo de los cuatro muros siguiendo un hilo pedagógico. El resto de obras que alberga actualmente este espacio, como el lienzo de la 'Caridad Romana', el retablo de Frumales o el 'Pantocrátor', están siendo restauradas y tras esto serán trasladadas a capillas y espacios de la Catedral. Se mantendrá en sus paredes la serie 'Verduras', compuesta por seis tapices tejidos en el siglo XVII en Bélgica que antes serán también sometidos a una intervención para colocar forros y colgaduras nuevas.

Además, el sepulcro del Infante Pedro Enríquez de Castilla, hijo de Enrique II, seguirá en su empelzamiento actual. También se procederá a su restauración en profundidad para recuperar policromía y material perdido de esta pieza tallada en piedra procedente de la antigua catedral y que es clave en la historia de Segovia.

Tras la apertura de la Sala de Tapices y Ornamentos Litúrgicos y Sala Bajo Claustro en 2017 y 2018, respectivamente, el Cabildo de Segovia continúa el proceso de restauración y adaptación de las diferentes salas y capillas de la Catedral para divulgar mejor el patrimonio artístico y religioso de la Iglesia. Los plazos para ver el resultado en este espacio accesible a través del claustro no están fijados, al igual que otros aspectos organizativos, pero se espera que para 2020 se pueda tener lista la que será nuevo referente de la oferta cultural y cultual del templo.