Todas las caras de la luna

Exposición en La Alhóndiga dentro de la Noche de Luna Llena dedicada a la diversidad. /El Norte
Exposición en La Alhóndiga dentro de la Noche de Luna Llena dedicada a la diversidad. / El Norte

Una exposición en La Alhóndiga fomenta la imaginación de personas con discapacidad y expone rasgos de las culturas polaca y marroquí durante la Noche de Luna Llena de Segovia

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

El lema 'Otras lunas, otras realidades', de la Noche de la Luna Llena de Segovia, lo incluye todo: otros niños con otras capacidades, pero también otras culturas. Así lo expresó la exposición con ese título, un proyecto del Taller Municipal de Animación a la Lectura en el que han participado alumnos del colegio Nuestra Señora de la Esperanza, de la Fundación Personas y de la Asociación de Síndrome de Down de Segovia. El objetivo era que los niños, con diversos tipos de materiales, expresaran cómo sienten la luna.

Noticias relacionadas

El taller llevó a cabo la actividad visitando a los alumnos en sus centros educativos y el resultado fue expuesto en la noche de este sábado. La idea era adaptar el taller a cada circunstancia; por ejemplo, el grupo puso todas las facilidades para que una de las participantes con ceguera pudiera captar su obra a través del tacto.

«Ha sido una experiencia muy enriquecedora. Es necesario dar visibilidad a estos niños porque también están en nuestra sociedad. Ellos te pueden enseñar mucho más que nosotros a ellos. Son niños cariñosos y encantadores», apuntó la responsable del Taller Municipal de Animanición a la Lectura, Elena Marqués, que trasladó su agradecimiento a las asociaciones marroquíes y polacas que colaboraron en la actividad.

Versos y música

El taller se completaba con un elemento escénico a través de unas lunas de lentejuelas de colores que estaban colocadas a la altura de los niños para que pudieran experimentar la sensación táctil. También participaron niños con parálisis cerebral o autismo. La idea era superar sus barreras psicológicas a través de la pintura y otros elementos artísticos. Mientras pintaban entre todos un gran mural, leían y escuchaban todo tipo de historias temáticas. Pintaron una luna con cola y sal y la tiñeron posteriormente con acuarelas. Después, cada uno interpretó la luna a través de un poema. No faltó el elemento musical; desde las composiciones más emblemáticas de Beethoven a 'Ese toro enamorado de luna', pedida expresamente por dos enamorados.

Además, hubo una veintena de personas que hicieron todo tipo de tatuajes de 'henna', un guiño con el que la comunidad marroquí compartió su legado cultural. La actividad se incluyó en una actividad de un grupo de madres árabes del Taller de Animación a la Lectura y fue especialmente bien acogido por el público segoviano que disfrutó de la Noche de la Luna Llena. Alrededor del taller, estaban las historias de las 'Mil y una noches'.

Por su parte, la Asociación Polaca Karol Wojtyla relató las historias de amor del pueblo polaco. Es otra de las realidades culturales, con coronas de flores para atraer el amor y la suerte en una festividad que para esta cultura europea representa el equivalente al día de los enamorados. Lo celebran el día de San Juan, vestidos de blanco. También elaboraron flores de papel con motivo de la Pascua.